viernes, 18 de agosto de 2017

Los herederos de la Tierra (XVII): UN MUNDO EN GUERRA




Los excluidos de nuestro paraíso pueden odiarnos tanto como para querer convertirlo en su infierno.  ¿Y nos preguntamos por qué?

¿Cuantos niños, cuantos ancianos, mujeres u hombres sin maldad, inocentes y victimas, han perecido en los últimos dos días en el mundo por la violencia de las guerras, el terror, el genocidio, el odio o el fanatismo? ¿Alguien lo sabe?

Vivimos en un mundo en guerra. ¿Por qué es nuestra naturaleza? Quizás. ¿Por qué es un negocio lucrativo, el más lucrativo? Seguro.

La guerra interesa, el terror interesa, la violencia interesa. El que llegue a nuestra casa y mate a nuestros amigos, hermanos, padres o a nosotros mismos, ¿cambiará esos intereses?

Si no somos empáticos con la muerte de otros, ¿por qué exigimos empatía con las nuestras? ¿Somos mejores, más humanos, más civilizados, más fieles devotos o más democráticos?

Lamento profundamente las muertes acaecidas por el terror en Barcelona, como lamento igualmente la de los miles que han perecido en otros lugares del mundo bajo el mismo yugo, aunque estos no aparecerán jamás en los noticiarios, jamás sabremos sus nombres, jamás sabremos de sus vidas o de sus sueños, si dejaron huérfanos, viudas o se disolvieron como si nunca hubieran existido.

6 comentarios:

  1. Duele demasiado, Ibso... Que el amor sea lo que reine en el mundo.
    Un inmenso abrazo con toda mi solidaridad hacia quienes sufren en Barcelona por esto tan incomprensible... o en el rincón más ignorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecemos niños que no quieren saber. Nos dejamos llevar por la información que nos satura y creamos juicios parciales y condenas con la sangre caliente.
      Y esto es seguramente lo que se pretende, por parte de unos y otros.
      Un abrazo, Sara.

      Eliminar
  2. Lo has expuesto muy clarito Ibso. Pero la realidad resulta tan cruel que los rebaños prefieren taparse los ojos, es lo que predican sus pastores. Aun me pregunto por la conveniencia de dicha actitud porque las respuestas que acuden a mi mente resultan harto crueles. Estaré haciendo lo mismo que el resto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que ni los propios pastores conozcan las imprevisibles consecuencias de sus actos irresponsables. La radicalización hacia los extremismos y los populismo en la política Europea y estadounidense lo demuestra.
      Un abrazo, Emejota.

      Eliminar
  3. Crudamente real...que dolor da saber que estamos predestinados a destruirnos...
    Buen sábado...
    Divagaciones Nocturnas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estamos predestinados a nada, tan solo somos una raza joven que está conociendo sus luces y sombras.
      Debemos afrontar nuestras sombras para que no nos devoren
      Pero la decisión es nuestra.
      Saludos

      Eliminar

LinkWithin