sábado, 17 de marzo de 2018

El viaje de los 333

Image Credit: NASA - X-ray: CXC, Optical: STSCI, Infrared: JPL-Caltech,

"¿Cuantas personas conocerán en cada una de sus vidas?"


Esta cuestión fue parte del protocolo de simulación de vidas virtuales que se insertarían en el sistema de sustentación mental. En principio parecía una cuestión sencilla de resolver. Sin embargo, las primeras simulaciones viables arrojaron números demasiado grandes. De dos a cinco mil personajes multiplicado por 333 viajeros convertirían la programación de la realidad virtual en algo imposible. 


Por otro lado, el viaje duraría casi 5.000 años. Estimando una generación cada 25 años arrojaba la cifra total de 66.000 vidas simuladas para los viajeros.


Fue la primera vez que se creo un mundo virtual para sustentar la mente de los viajeros intergalácticos. Mientras sus cuerpos permanecían congelados en las cámaras de criogenización, sus mentes, virtualizadas dentro del ordenador cuántico, vivían sus vidas con normalidad. 


Y con cada muerte simulada, sus memorias eran borradas.

sábado, 10 de marzo de 2018

El pensamiento tangible

¿Puede el pensamiento dar forma al mundo físico que nos rodea?

La mayoría respondería a esta pregunta con un contundente NO. Pero a vosotr@s os pediré un poco de paciencia, que sigáis leyendo el razonamiento que me ha llevado a dudar de una respuesta tan categórica, valorando al final si esta conjetura puede ser posible.

Desde antigüo se conoce a una rama de la filosofía que estudia el pensamiento, especialmente el objetivo e inteligible, como la noética. Se usa habitualmente en relación con Aristóteles, cuya noética sería su doctrina de la inteligencia (del intelecto, del entendimiento). 

La noética es una disciplina que investiga la naturaleza y potenciales de la conciencia, empleando para ello múltiples métodos de conocimiento, incluyendo la intuición, el sentimiento, la razón y los sentidos. Por consiguiente, la noética explora el mundo interior de la mente (la conciencia, el alma, el espíritu) y cómo se relaciona con el universo físico.

Hay experimentos científicos (medibles y reproducibles) cuyo resultado depende exclusivamente de la mente del observador, es decir de la idea preconcebida del resultado final. La tradición mística otorga a la mente humana el potencial de la creación, y no me refiero al intelecto aplicado, sino a la creación mediante la exclusiva fuerza del pensamiento.

¿Por qué no podemos entonces transformar la realidad con tan solo idealizarla o desearla?

No encontramos a nuestro alrededor seres humanos que sean capaces de materializar sus deseos, de provocar un colapso cuántico de las partículas de energía que forman su pensamiento para transformarlas en materia. Teóricamente es posible, un sistema nervioso evolucionado como el humano, con 100.000 neuronas solamente en el cerebro (que pueden conectarse a otras 50.000), puede generar ondas cerebrales con la suficiente energía y durante el tiempo necesario como para influir en el medio físico, en la realidad tangible: ¡para tocar lo que pensamos!

Pero, la realidad es que es altamente improbable que un solo ser humano tenga la suficiente capacidad de concentración como para lograr las ondas cerebrales de alta energía, y durante el tiempo necesario, como para que sea cuantificable este acto casi mágico de dar forma a lo que pensamos.

Aunque... quizás existe otro camino.
ibso

*letra cursiva: fuente Widipedia
*fotografía propia.

LinkWithin