sábado, 10 de marzo de 2018

El pensamiento tangible

¿Puede el pensamiento dar forma al mundo físico que nos rodea?

La mayoría respondería a esta pregunta con un contundente NO. Pero a vosotr@s os pediré un poco de paciencia, que sigáis leyendo el razonamiento que me ha llevado a dudar de una respuesta tan categórica, valorando al final si esta conjetura puede ser posible.

Desde antigüo se conoce a una rama de la filosofía que estudia el pensamiento, especialmente el objetivo e inteligible, como la noética. Se usa habitualmente en relación con Aristóteles, cuya noética sería su doctrina de la inteligencia (del intelecto, del entendimiento). 

La noética es una disciplina que investiga la naturaleza y potenciales de la conciencia, empleando para ello múltiples métodos de conocimiento, incluyendo la intuición, el sentimiento, la razón y los sentidos. Por consiguiente, la noética explora el mundo interior de la mente (la conciencia, el alma, el espíritu) y cómo se relaciona con el universo físico.

Hay experimentos científicos (medibles y reproducibles) cuyo resultado depende exclusivamente de la mente del observador, es decir de la idea preconcebida del resultado final. La tradición mística otorga a la mente humana el potencial de la creación, y no me refiero al intelecto aplicado, sino a la creación mediante la exclusiva fuerza del pensamiento.

¿Por qué no podemos entonces transformar la realidad con tan solo idealizarla o desearla?

No encontramos a nuestro alrededor seres humanos que sean capaces de materializar sus deseos, de provocar un colapso cuántico de las partículas de energía que forman su pensamiento para transformarlas en materia. Teóricamente es posible, un sistema nervioso evolucionado como el humano, con 100.000 neuronas solamente en el cerebro (que pueden conectarse a otras 50.000), puede generar ondas cerebrales con la suficiente energía y durante el tiempo necesario como para influir en el medio físico, en la realidad tangible: ¡para tocar lo que pensamos!

Pero, la realidad es que es altamente improbable que un solo ser humano tenga la suficiente capacidad de concentración como para lograr las ondas cerebrales de alta energía, y durante el tiempo necesario, como para que sea cuantificable este acto casi mágico de dar forma a lo que pensamos.

Aunque... quizás existe otro camino.
ibso

*letra cursiva: fuente Widipedia
*fotografía propia.

6 comentarios:

  1. La mente es energía en estado puro . Tenemos ese proverbio chino de que si eres capaz de imaginarlo, tarde o temprano lo verás en la vida. Creo que muchas veces sí somos arquitectos de nuestro pensamiento, pero no por desearlo o proyectarlo va suceder. La mente crea, sin duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cerebro humano es el órgano del cuerpo humano que menos conocemos. Los avances en este campo están revelando un potencial casi mágico.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Seguimos citando a los griegos de la antigüedad, en mi caso ni aun pidiéndoles ayuda no lograría esa capacidad, si la tuviera me sorprendería. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te responderé con una frase que he leído hace poco:
      "La VERDAD no se encuentra, se recuerda".
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Si puede ser posible... la dificultad sería ponernos en sincronía. No todos deseamos lo mismo.
    Un abrazo.
    *Hasta ayer sólo podía entrar al encabezado. No podía bajar hacia las entradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende que utilices la palabra sincronía. Algunos hablan de conciencia universal, y la sincronicidad tiene mucho que ver.
      Un abrazote.

      Eliminar

LinkWithin