lunes, 13 de julio de 2015

La incompleta fábula de las gallinas (reeditado)


En una granja de gallinas ponedoras ocurrió en cierta ocasión lo que os voy a contar:

El granjero daba de comer a todas sus aves con la ración diaria suficiente para engordarlas, todas comían hasta hartarse. Al principio todo iba bien, cada animal estaba sano y ganaba peso con rapidez, ponían huevos que el granjero vendía y sacaba su beneficio. Pero las gallinas cada vez exigían más y más comida, de más calidad, más cara, desperdiciando gran parte de ella; pero contrariamente a lo que se podía esperar, no ponían más huevos. 

El granjero pensó en sacrificar a la mitad y recuperar parte de sus perdidas con la carne de las aves. Y así lo hizo. Al resto comenzó a darles la mitad de la comida que necesitaban para sobrevivir, pensando que si luchaban por el alimento se mantendrían activas, fuertes y producirían más huevos. 

De nuevo todo iba bien. Pero al cabo de un tiempo, las gallinas empezaron a disputarse el pienso, a pelear entre ellas, a infringirse heridas graves, a enfermar y morir. Para colmo, el granjero no pudo vender la carne de las gallinas que morían enfermas y las fuertes que sobrevivieron no ponían huevos por el estrés que les causaba luchar por el alimento. Al final el granjero tuvo que sacrificar a todas las aves y cerró la granja arruinado y sin saber bien en que se había equivocado.

No hay moraleja en esta fábula, porque la solución no está expuesta en la misma. Pensad en ello y si alguno encuentra como hubieran sobrevivido todas las gallinas os agradecería el comentario, pero sabed que no hablo de gallinas, ni de granjeros, ni de beneficios económicos,... 

Hay muchas cosas que no me gustan de este mundo pero pensar no es una de ellas. Este post lo reedito para que todos aquellos que crean que lo que está pasando en Grecia es LO JUSTO y/o LO ÚNICO QUE PODÍA PASAR, piensen en sus ciudadanos, seres humanos como nosotros, cuyo único pecado es deber dinero a unos pocos que tienen muchísimo, y por ello se les condena al hambre y a la miseria. 

¿Quién pone freno a la ambición sin límite? ¿Nuestros políticos?

Y una entrevista de Iñaki a Sampedro


*Imagen y vídeo tomados de internet

* El préstamo de este material lo hago sin autorización de su titular. No pretendo dañar ningún derecho reconocido a sus autores y si estos consideran que no deben figurar en este blog, ruego me lo notifiquen a fin de retirarlos a la mayor brevedad posible.

2 comentarios:

  1. No sé cual sería la solución, pero sé que lo malo de todo esto es la explotación, el interés, el no pensar en las gallinas, sino en los beneficios que se pueden obtener. Lo mismo con las personas, es triste...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Muy oportuna la reedición del post. Me voy reflexionando y no comento, porque da para mucho tu post, en varios temas. La solidaridad, la ignorancia, el dinero, la desmemoria (Grecia antes perdonó una deuda a Alemania y creo que se les olvidó). Lo que está pasando en Grecia, no es lo justo., sin analizar a fondo, pues carezco de muchos elementos... por el simple hecho de ser cuna de una de las civilizaciones más importantes, ya merece un trato especial.
    Bueno... dije que no comentaría, entonces me voy.
    Un graaaaan abrazo!!

    ResponderEliminar