viernes, 10 de julio de 2015

EL TREN SOÑADO (participación en los relatos jueveros: "Sucedió en un tren")

En esta ocasión propone y conduce Alfredo Cot desde su blog "La Plaza del Diamante". Aparte de las reglas conocidas añade las siguientes:
 
1.- Éste no será un relato como siempre, sino un relato corto de no más de 200 palabras, sí, ya sé lo que dijo Tésalo, pero le he consultado y está de acuerdo.
2.- Tu historia nace y da continuidad a partir de mi introducción, que no cuenta para el límite de palabras.
3.- El tema será "Sucedió en un tren" con todas las variantes reales o de ficción: época, tipo de tren, estaciones, cercanías, larga distancia, etc.


La inspiración no dio para mucho y, además, me pasé en 16 palabras con la extensión. Aún así, no quería faltar a la cita. Espero que os sea ameno.

En cursiva (y entre comillas) el inicio común.

"Su voz era como un susurro, hablaba y hablaba sin escatimar en detalles. A esas horas de la noche, los pormenores sobre la historia de nuestra familia me adormecían sin poder evitarlo. El abuelo repetía una y otra vez la aventura de aquel viaje en el que, una vez en el tren..." que cruzó por primera vez un túnel excavado bajo el mar…

Sabía la historia de memoria y me dormí.

Y soñé.

… Bajo el mar el paisaje pasaba muy despacito, cómo a cámara lenta, dándome la oportunidad de maravillarme con la visión que inundaba la realidad más allá de la ventanilla: montañas de coral con millares de peces de colores, plantas con formas inverosímiles, delfines juguetones que hacían piruetas alrededor del tubo, una familia de ballenas que cantaban como sirenas, incluso un antiguo galeón hundido en el que unos pulpos enormes habían hecho su hogar.

¡Me sentía feliz!

Aquel tren submarino comenzó a acelerar muy deprisa, hasta alcanzar una velocidad de vértigo. El paisaje exterior se difuminó en un borrón azulado con matices de colorines.

Tuve un poco de miedo.

Cogí la mano de mamá.

—¿Dónde vamos? —le pregunté.

Ella me miró extrañada.

—No lo recuerdas, Marco. Regresamos a casa.

El abuelo cogió en brazos a su nieto para llevarlo a la cama, ajeno a los sueños y a la curiosidad que habían despertado en él su historia del tren que pasaba por debajo del canal de la Mancha. No podía imaginar que, casi cincuenta años después, Marco sería el ingeniero jefe responsable de llevar a cabo la mayor obra de ingeniería de la humanidad: la primera ciudad sumergida.
ibso

Más relatos de "Sucedión en un tren" en el blog de Alfredo Cot:La Plaza del Diamante

Fotografía publicada por POLARIS. Título: Otro camino


14 comentarios:

  1. Fabulosa!! Que maravillosa descripción del paisajes submarino...y que bello final..es que es la verdad, todas esas historias que nos cuentan de pequeños los abuelos influyen en el ser de cada uno..Un buen rato pasado en tu blog...Bss

    ResponderEliminar
  2. Casualmente hoy he visto un documental que alude a la construcción de ese gran túnel!...muy buena la descripción fantástica del fondo del mar observado desde ese tren de los suenos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena historia! ...y es que a veces no nos percatamos de la importancia de esas historias que nos cuentan de niños.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un relato lleno de magia y originalidad

    ResponderEliminar
  5. Un relato de fantasías ....y sueños ....que pueden llegar a ser realidad
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el relato, bien construido, para disfrutarlo detenidamente y volverlo a leer.
    Gracias por participar.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encantó tu relato juevero, Ibso.

    Qué bonito has dejado el look de tu blog, te felicito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¡Que guapo! la historia es muy bonita, dulce, sensible... y esas últimas palabras, las del último párrafo que cierra tu texto, suena orgulloso, con valor... como "lo valgo".
    El miedo inicial de un niño se convirtió en el camino del éxito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Guau! Abuelo-madre-niño. Relato: realidad-sueño visionario-realidad futura anticipada... Muy bien construido. Y hermoso el sueño del niño... viajar así, con ventanilla al mar. Una sonrisa. Abrazo, gracias

    ResponderEliminar
  10. Walaaaa... que buen relato Ibso, te superas cada jueves... y es que hoy has mezclado realidad y suelos de una forma magistral... Una historia muy buena y llena de orgullo de abuelo... me ha gustado mucho...
    Besines grandes...

    ResponderEliminar
  11. Pues yo creo que inspiración te ha sobrado...has creado una historia original en relación a las historias que hemos hecho casi todos, le has puesto un punto de ciencia- ficción y un punto mágico con el sueño del túnel submarino...yo quiero para mi tu falta de inspiración!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Una historia de trenes con inspiración futurista. Me ha recordado mucho al Capitán Nemo y su Nautilus.
    Buen relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una maravilla!! Totalmente original y un sueño precioso el que tuvo; es curioso como a veces hay indicios de lo que pasará algún día y para nosotros pasan totalmente desapercibidos.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. La vida, querido amigo, empieza muchas veces con los sueños infantiles. Preciosa tu historia,y tan bien dibujada. . . .
    Una gozada leerte. Abrazos para ti y tus chicas.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...