viernes, 15 de julio de 2016

Declaración de intenciones


¡Buenas noches!

Hace mucho que no escribo en este blog. Me he estado replanteando su función, el esfuerzo que requiere, la constancia y la calidad mínima para que sea medianamente interesante y, sobre todo, que contar, que escribir para que de los frutos que deseo.

Este blog nació con la idea romántica de aportar un granito de arena a una aspiración muy generalizada entre muchos de los que he ido conociendo en este mundo virtual y físico: cambiar el mundo —o sería más apropiado decir ayudar a que se vaya transformando en algo menos incierto, más unificado, más justo y donde nuestra supervivencia sea más probable—. 


Para ello, y de una forma no premeditada ni programada, han surgido dos vertientes diferenciadas pero que se complementan. La primera es una mirada muy personal e emotiva de la realidad más actual, publicada en una serie a la que denominé "los herederos de la tierra". La otra es la narrativa de ficción o ciencia ficción, la cual ha sido una gratísima sorpresa para mí ya que ¡me encanta escribir ficción!. Las dos, como digo, persiguen el mismo fin, necesitándose y alimentándose la una de la otra.

Quiero continuar con este blog pero necesito vuestra ayuda, y me explico. No soy un genio, ni un sabio, ni siquiera me considero muy inteligente, y creo tener la suficiente humildad para reconocer mis limitaciones. Por ello mi visión de la realidad es limitada y con total seguridad influenciada por mi cultura, mi religión, mis ideales políticos y mis esquemas mentales. Persigo romper mis propias limitaciones y tener una visión más amplia y menos condicionada del mundo que me rodea, no solo para comprenderlo mejor sino, y esto es lo más importante, para diseñar una estrategia entre todos para poder transformarlo. 



¿Entendéis ahora por que os necesito? ¿Por qué nos necesitamos?

Y si alguno está interesado en ayudarme en este asunto, ¿cómo puede hacerlo?. En principio se me ocurre una manera: con los comentarios. Hacer comentarios críticos a lo que escriba, necesito que me digáis en que me equivoco, que argumentéis otros puntos de vista, otras maneras de pensar o sentir diferentes a las mías. No me importa un comentario lisonjero de vez en cuando, ni siquiera el típico comentario interesado y sin contenido que lo único que pretende es que le devuelva "el favor". Pero prefiero un comentario crítico a mil lisonjeros que no me sirvan para nada, ni sirvan al resto que los puedan leer. 

Quiero que este espacio se convierta en un lugar participativo, de encuentro entre personas con inquietudes, donde se respeten todas las opiniones y que, si hay divergencias, se mantenga en todo momento el orden, la mente abierta para entender los que el otro dice y el debate productivo.

Yo por mi parte, me comprometo a fomentar el debate y la esperanza, a intentar abrir caminos o redescubrir los pasos olvidados, a ser un buen anfitrion que saluda y dialoga con cada uno y, por último, a diseñar estrategias que posibiliten el cambio mayoritariamente deseado.

¿Me queréis ayudar?

Mi nombre real es Isidro Bonifacio Sánchez Ojeda (ibso) y os deseo serenidad y paz.

Un abrazo a tod@s y gracias de antemano por conversar en el camino.

6 comentarios:

  1. Hola de nuevo Ibso!
    Me gusta mucho el, nuevo proyecto que propones, porque hay muchos temas de interés general, que pueden acercarte al objetivo principal y original de Camino a Utopía. A ti se te da, de manera muy natural el diálogo constructivo. Eres un ser amoroso, muy sensible, equilibrado, con mucha luz y puedes servir significativamente a muchas personas, por el mundo a través de tu blog... Me agrada y cuenta conmigo.
    Un abrazo fuerte!

    p.d. Y no fue lisonja, enumerar algunas de tus muchas cualidades. Lo hago porque se necesita que el moderador sea así, como tú, para llevar a buen puerto tu nuevo objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara.
      A medida que transito por este camino de la vida, cada vez me doy mayor cuenta de lo que nos necesitamos. Internet es un medio fabuloso para dialogar, compartir, denunciar, aprender, crear comunidad y luchar por mejorar como especie. Se nos brinda una gran oportunidad para evolucionar, sabiendo perfectamente donde estamos, cuales son las cosas que podemos mejorar y crear un futuro esperanzador para los que nos predeceran. Somos responsables del nuestro presente y soñadores del futuro de nuestros hijos.
      Un gran abrazo.
      p.d. Hay otro tipo de comentarios que me gustan: los que añaden y abren nuevas posibilidades.

      Eliminar
  2. Aquí me tienes manito. No obstante deberías saber que como estudiosa desde hará unos 40 años de astrología seria mis opiniones están muy sesgadas por la misma. En muchos sentidos me siento demasiado alejada del mundo convencional y mis opiniones no tienen valor en el mismo. Crisis propias y ajenas a raudales he sentido, en alguna de ellas he sentido como la vejez crujía mis huesos y demás órganos pero me ha ayudado para constatar la lejanía y aislamiento que siento de una sociedad tan pobre y ciega, como yo, pero sin enterarse.
    En fin que cuentes conmigo para lo que necesites si aun crees que mis palabras te puedan servir de algo. Que la fuerza de todo tipo te acompañe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A menudo sentirse ajeno a esta humanidad que compartimos es un síntoma de salud mental. Yo mismo me he sentido así en muchas ocasiones. ¿Cómo no rechazar la condición humana cuando empezamos a comprender lo atroces que podemos llegar a ser? Buscamos entonces refugios que nos reconcilien con nosotros mismos, que nos afirmen que no todos somos iguales, que hay esperanza para nuestros hijos o nuestros nietos.
      A veces cuesta, y la frustración de sentirnos parte de una especie aparentemente tan salvaje y brutal, nos envejece, nos duele, nos enfada y, finalmente, por puro instinto de supervivencia, nos desentendemos e intentamos decirnos que nosotros no podemos ser parte de este mundo.
      Pero "manita", te voy a dar una buena noticia: tenemos remedio. Tu misma te respondes ya que, al sentirte así ¿no te das cuenta de que empiezas a brillar? Y brillas porque sufres por los demás, porque querrías vivir en un mundo mejor, con mayor amor, donde el odio no exista, donde la justicia verdadera se materializara sin necesidad de jueces ni de disputas.
      El camino no es fácil, lo sé, y puede que piences que ya no tienes tiempo ni fuerzas suficiente para hacer algo, pero me bastaría con saber que sonríes cada día que te levantas y que la alegría de saber viva se irradia a los que amas, hasta el final, hasta que nos digamos "hasta luego".
      Un abrazo manita, ¡siempre tendrás en mi a un amigo!.

      Eliminar
  3. Por supuesto, que voy a ayudar con comentarios.
    Creo que la esos relatos de ciencia ficción son un buen recurso para expresar tu punto de vista, es un género que es literatura de ideas. Puede serlo.
    Tu visión es condicionada por tu ideología, etc. Por eso la llamás limitada. Pero es tan valiosa como la visión de otras personas del mundo y del mundo virtual que es la blogosfera. Por eso es interesante el intercambio de opiniones.
    Me gustan el título de tu blog como el de la saga.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy leyendo un libro de Michio Kaku titulado "la física del futuro". En su portada reza: "Cómo la ciencia determinará el destino de la humanidad y nuestra vida cotidiana en el siglo XXII".
      No es una novela de ciencia ficción sino una predicción basada en el desarrollo de la tecnología que ahora mismo ya existe en los laboratorios de los más eminentes científicos del mundo, en algunos casos es incipiente y en otros está más avanzada.
      Kaku es un eminente científico teórico, uno de los padres de la teoría de los campos de cuerdas.
      Es muy muy interesante y te lo recomiendo. Yo lo leo, además de para divertirme, para tener una base científica en la que cimentar mis relatos de ciencia ficción.
      Me encantará tenerte por aquí con tu peculiar forma de ver las cosas.
      Un abrazo Demiurgo y, ¡gracias por conversar en el camino!

      Eliminar