sábado, 22 de agosto de 2015

Este jueves: ¡Frases de cine!


Me impuse el reto de utilizar todas las frases que propuso Charo en la convocatoria. 

Lo conseguí, auque el resultado es un poco extraño y además, me pasé mucho de la extensión máxima de 350 palabras (mis disculpas por ello). 

Más relatos de la convocatoria juevera de esta semana aquí: ¿Quieres que te cuente?

Dos tontos muy tontos.

Les importaba un comino estar molestando con sus miradas nada disimuladas, sus risitas mal contenidas o sus abruptas carcajadas cuando no podían aguantar más.

Fernando, hijo mayor del alcalde, y su primo Andrés, único vástago de la tía Cándida (y según las malas lenguas, hijo de D. Casto, párroco de Sta. Eulalia), esperaban con impaciencia entrar a la sala de proyección. Se vanagloriaban de ser expertos cinéfilos y competían entre ellos participando en un estúpido juego a costa de los clientes que hacían cola en el control de acceso.

— Mira aquella —indicó risueño Fernando— ¿Qué me dices?

La joven señalada era una muchacha de unos veinte años, vestida completamente de negro, con la tez muy pálida, los labios resaltados con carmín negro, lentillas de contacto de color blanco, crucifijos y demás detalles que la delataban como gótica.

— ¡Lo tengo! —comenzó a reír Andrés— En ocasiones veo muertos.

Sus carcajadas hirieron los sentimientos de la chica. Sabía que aquellos dos imbéciles se mofaban de ella.

No duró mucho. Pronto cambiaron de victima.

— Me toca —atajó Andrés— ¿A ver que te sugiere aquel gordo?

Ambos clavaron su mirada, sin ningún sonrojo, en un hombre de mediana edad con un problema de sobrepeso evidente. Sostenía el alto, mirándolo fijamente, uno de aquellos enormes donut que vendían en la pastelería de la primera planta.

— A ver, a ver… —se rascaba la cabeza Fernando—. Parece que está pensando… —los ojos se le iluminaron—. ¡Eso es! No quiero necesitarte porque no debo tenerte.

La ocurrencia hizo que a ambos se les saltaran las lágrimas con las carcajadas.

— ¡Hey! No vale. Has cambiado “puedo” por “debo” —gruñó Andrés en un momento de resuello—. 

— Si vale —reclamó su primo—. Dijimos que se podía intercambiar una sola palabra si no modificaba el sentido de la frase.

— Ok, te la doy por buena.

Y así siguieron con aquella idiota competición de asignar frases célebres de películas a las personas que les rodeaban, en función de su apariencia, gestos, acompañantes, anomalías físicas o mentales, todo valía.

En los quince minutos que tardaron en entrar a la sala, aún les dio tiempo de hacer burlas con tres personas más.

A un viejo con gafas muy gruesas y que, aún así parecía que le costaba mucho ver con claridad, le asignaron: Yo he visto cosas que vosotros no creeríais.

A una anciana que dormitaba en una silla de ruedas le tocó: Nunca había visto a nadie morirse tan bien. ¡Qué irse! ¡Qué apagarse! 

Y acercándose al carrito de un bebé que había hecho caquita, sin parar de reír, encendieron un mechero mientras decían al unísono: “Cuando dé la señal, que se desate el infierno”. Esto casi les cuesta una pelea con el enfurecido padre de la criatura.

—¡Al fin empezó su película! —le dijo un acomodador, que los conocía muy bien, a un compañero de seguridad—. A ver si se les termina de licuar el cerebro con la proyección de esta noche.

—¿Qué han ido a ver? —preguntó el segurita.

— Una peli que les va que ni pintada: “Dos tontos muy tontos”. 
ibso

Imágen tomada de internet.

8 comentarios:

  1. Perdonado el que te hayas pasado, porque me hiciste reír con estos personajes tan, tan...como vos los definiste.
    Y usaste bien varias frases. La gótica no le debe haber causado gracia esa burla, cuidando tanto su imagen.
    Bien el comentario del acomodador.
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy apropiada!...esos dos sí que eran retontos! jeje... muy creativo tu texto y has logrado amalgamar muy bien todas las frases dentro de una historia divertida. No ha sido problema el exceso de palabras. Se lleva muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿Te has pasado? No me pongo a contar las palabras, la verdad, y las tuyas se me han hecho cortas. Lo cierto es que ya en la primera frase, digo de tontos está el mundo lleno... Y mira tú, por donde, me presentas a dos :-)
    Me ha encantado la fluidez del texto a la hora de apropiar en él las frases de cine.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno que te pasaste de extensión, porque las he leído toditas, las he disfrutado y hubiera querido más. Te quedó muy bien y me dejas con sonrisas!!!
    Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja,ja! Te ha quedado un relato muy divertido y has conseguido encajar de una forma original y con imaginación todas las frases. No importa que te hayas pasado de palabras, el relato es muy ameno y se lee muy fácil. Vaya par de tontos, yo me muero de risa con estos dos....
    Muchas gracias por participar , aunque casi te dejo sin enlazar...porque vi tu relato cuando ya estaba cerrando la convocatoria...
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Gracias por este relato divertido y simpático que casi parece un guión para un corto... Y muy en línea con la peli esa de los "tontos muy tontos". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Por estas historias y muchas mas es que vengo los jueves a escribir en este espacio...Son realmente muy talentosos..unas veces divertidos y otras tan emotivos que me hacen llorar pero siempre, siempre, me deleito con sus letras..besos.--

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya par de elementos con el jueguecito de las frases! No se si me han producido risa o fastidio por su actitud poco respetuosa con el prójimo jajajajaaj,
    Un besazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...