sábado, 26 de septiembre de 2015

He estado dormido (reeditado)




He estado dormido. Mis ojos parecían abiertos pero no veían; mis oídos embotados por tanto ruido ininteligible, no escuchaban; mi mente, confusa, saturada de información sin generar cuestiones, sin vislumbrar respuestas, ordenaba a un cuerpo inerte, caricaturesca envoltura de un corazón sin empatía ni compasión.


Dormía, seguro, y ahora que despierto temo la claridad que me envuelve. Me aterra la premonición de un futuro tan seguro, tan oscuro, tan vacío, y quizás querría seguir soñando.



Pero mi vigilia es un hecho contra el que no puedo (no quiero) luchar y, aunque reconozco el dolor que ello me produce, también me anima la esperanza de tener un camino que se aclara con cada paso que voy dando.


¡Y es extraño! Cuando la vida era un perpetuo sopor sentía los cuerpos de aquellas marionetas que, como yo, se dejaban guiar como autómatas en el teatro de esta almibarada realidad a la que llamamos existencia; nos relacionábamos creyéndonos dueños de nuestro futuro, de nuestro ideario y creencias, dando un sentido precario a conceptos como libertad, conciencia o destino. Y es extraño, digo, porque ahora que el sol quema mis entrañas me siento aislado, me siento ausente de un mundo tan lleno de mentiras y mentirosos, de hipocresía y de hipócritas, de salva-patrias sin patriotismo, de humanos sin humanidad, de predicadores de su propia podredumbre que adornan con mil artificios para aparentar santidad.


Dicen que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Lo que no nos dijeron es que un tuerto cuyo Dios fuera él mismo, mentiría, manipularía, robaría e incluso mataría para seguir siendo rey.


¡Yo nunca seré rey!


Con mi bastón y mi fiel perro guía veo con claridad la senda, veo las huellas de millones que me precedieron y anhelo a aquellos que, con seguridad, llegarán.


Y creo que el color de la piel que nos diferencia, que la adoración de un mismo Dios con millones de nombres para enaltecer a unos y humillar a otros, que los idearios perfectos construidos sobre un sufrimiento y un dolor crecientes, que la ambición sin medida que engendra caníbales de cuerpos y mentes, que las fronteras trazadas sobre un papel que nos separa y embrutece…; creo, que todas y cada uno de esas “verdades” (mentiras) forjadas siglo tras siglo en el transcurso de nuestro corto periplo en esta Tierra, quedarán atrás como un mal sueño, se disolverán como la niebla cuando llegue la mañana.
ibso
Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".

4 comentarios:

  1. Ójalá (ala lo quiera) y Amén (así sea).

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, ¿de verdad me quedó tan religiosa esta reflexión?
    Un gran abrazo, María.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ibso: hacia muchos dias que no leia un texto tan bien escrito y coherente. Me ha gustado mucho el tempo y la sencillez con que has tratado una cuestión tan compleja como lo és la existencia humana. Solo lamento no haberte leido antes, porque he disfrutado con esta entrada..
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Ibso, vengo a tu casa a dejarte un abrazo inmenso, con mis mejores deseos para ti y todos tus seres amados, en esta Navidad y todos los días de tu vida. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...