jueves, 26 de enero de 2012

Lección de paciencia

Participación en el proyectos de Adictos a la escritura del mes de enero. Temática del mes: "Sensaciones: piedra"

Lo tenía todo: un buen trabajo, una familia maravillosa, un cochazo, la casa de sus sueños, un futuro prometedor. Sin embargo no era un hombre feliz; ni él ni los que le rodeaban. Vivía para el trabajo, para ganar más y más dinero - debo garantizarle una estabilidad a mi familia en un futuro – solía pensar. Siempre corriendo, siempre con estrés y haciendo mil cosas a la ves. Pero todo se vino abajo en un instante, la vida se le acabó con tan solo treinta años: aquel infarto no estaba en sus planes.

- Si volviera a nacer – dijo a su socio en una ocasión – disfrutaría de cada instante de mi tiempo, de cada día que me fuera concedido, viviría sin prisas. Cada  año celebraría seguir vivo y haría balance de los hechos acontecidos. Si la reencarnación existe, quisiera una existencia longeva, una que me ayudara a comprender la valía de la paciencia...



- Cada año el mismo sueño. He perdido ya la cuenta de cuantos han sido. Ojalá hoy llueva torrencialmente, o sople un viento huracanado, o hiele esta noche; alegraría un poco mi cumpleaños. Esto de la erosión es muy lento... Me pregunto cuántos años puede existir una piedra en esta alta montaña.

*Imagen: Roque Bentayga y Roque Nublo, en Gran Canaria. Web oficial de Turismo de Gran Canaria

* El préstamo de este material lo hago sin autorización de su titular. No pretendo dañar ningún derecho reconocido a sus autores y si estos consideran que no deben figurar en este blog, ruego me lo notifiquen a fin de retirarlos a la mayor brevedad posible.

32 comentarios:

  1. El truco quizá sea vivir cada minuto como si fuese único.
    La piedra, en su quietud siente la erosión del viento y del agua. Supongo que , a veces, como una caricia y otras como una bofetada. Pero, siempre, como tu dices, con paciencia.

    ResponderEliminar
  2. La paciencia es una virtud dificil de cultivar, incluso para una roca ^^

    ResponderEliminar
  3. Santa paciencia, imagino que al ser roca tendría una percepción diferente del tiempo porque si no vaya aburrimiento. Si me reencarno prefiero hacerlo en un muchimillonario buenorro XD

    ResponderEliminar
  4. Que buen relato, realmente.

    Excelente.

    Original, ademas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado. Corto pero dice mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Sabes, cuando yo era niña, hace un millón de ños por lo menos :) me encargaron llevar unos zapatos a una zapatero para que los arreglara. El zapatero los miró y me dijo que volviera en dos horas, transcurrido ese tiempo fui a recogerlos y aún no había terminado con ellos, yo le refunfuñé que tenía prisa, y este buen señor me habló de la paciencia, que era madre de la ciencia y un montón de cosas más. -Ahora eres una niña, pero cuando seas mayor comprenderás lo que te dijo. Y vaya que sí. Ahora lo comprendo bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un texto breve, pero no deja de mostrar una reflexión que vemos, pero no la aplicamos en el momento en que debemos los humanos estar en acción.

    Siempre he pensado que una piedra en nuestra abstracta mentalidad humana es un sinónimo de algo que carece de emociones.

    Pero con respecto a tu texto, tengo entendido que el hombre murió por estrés ocasionada por un infarto. Inclusive la reencarnación de este hombre muestra una triste paradoja de como los defectos de la vida humana lo reconocemos, cuando nosotros mismos por el destino formamos parte de la naturaleza (nuestra vida como una planta ó un animal).

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  8. De un extremo a otro, ahora sí que tendrá tranquilidad. Me gustó el relato :)

    ResponderEliminar
  9. Vivamos la vida a tope, en cada instante, en cada situación, siendo felices nosotros mismos y haciendo o ayudando a que los que nos rodean también lo sean.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, breve y contundente!!

    Un gusto leerte!!

    ResponderEliminar
  11. Estupendo relato Ibso, preciso y conciso. Muestra perfectamente los extremos del tiempo. Lo mejor un punto medio, ni morir estresado ni esperar a una glaciación para pasar un rato divertido entre miles de años.

    Un abrazo Ibso

    ResponderEliminar
  12. Ay, pobre piedra. Cada uno anela lo que no tiene
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. El sueño de una piedra... ¡¡genial!!

    La paciencia es algo difícil y duro de lograr, y ella, lo está consiguiendo. Soñando, todo es más fácil, menos lento^^

    Besikoss

    ResponderEliminar
  14. Un texto sencillo pero que contiene una gran sabiduria y un mensaje simple vice cada dia, celebra cada momento, comparte con quienes quieres y nunca te arrepientas d elos minutos gastados con ellos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Ibso! :D

    Creo que el detalle es que las personas tendemos a pensar que nos queda mucho tiempo por vivir y que podemos posponer algunas cosas :S Hay que ser pacientes y listos para vivir al mismo tiempo.

    Yo también he escogido "piedra" para mi ejercicio y al final de cuentas tenemos una idea similar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. El karma se le llama a esto :) Tuvo lo que pidio, pero a veces mejor no conseguir lo que queremos. Gracias por compartir esta historia :)

    ResponderEliminar
  17. Es una de las mayores realidades. Comprobadísimo, tu protagonista solo llegó a los 30, mi persona dedicó la primera parte de su vida a trabajar afanosamente para poder descansar gozosamente durante la supuesta otra mitad: Ya llevo trece años que me levanto y el primer pensamiento de la mañana es: gracias por un día mas y por poder levantarme sin dolor. Bs.

    ResponderEliminar
  18. Era el sueño de una piedra.... muy bueno. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  19. ¡genial! es una buena reflexión, para dejarnos pensando, como a la buen piedra :)¡saludos!

    ResponderEliminar
  20. Una de mis -pocas- virtudes, la paciencia.

    Hermoso y terrible, a la vez, relato Ibso

    dos abrazos :)

    ResponderEliminar
  21. Pues Ibso, hasta las rocas, a pesar de que parecen eternas, llegan a erosionarse, pienso que nada es eterno, sólo Dios.
    Afectuosamente: Doña Ku

    ResponderEliminar
  22. Me encantó. Me recordó a una amiga que se muere por renacer en lobo y me daría mucha gracia pensar en que al final... resulta lo que menos esperas...

    Me recordó aquello de... "Ten cuidado con lo que deseas... podría hacerse realidad."

    Ahora como roca, sin duda puede aprender a vivir cada día... jeje.

    ¡Genial! *-*

    ResponderEliminar
  23. Ibso: ¡Me encantó! Nada vale la pena, si no hay tiempo para vivir. Qué bien lo haces chico!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  24. Y la paciencia que tendrá que tener el pobre hombre!! Buen relato..
    Besos :)

    ResponderEliminar
  25. Me gustó mucho, es muy emotivo porque si la reencarnación existe, uno nunca sabrá en que volverás convertido. Las cosas suceden cuando uno menos lo espera asi que a vivir ahora y no desde mañana. Precioso relato.

    Saludos~

    ResponderEliminar
  26. Tal vez si en lugar de pensar en lo que haría si volviese a nacer lo hubiese hecho...
    Esperemos que disfrute como piedra, aprenda el valor de la paciencia, el valor de las pequeñas cosas y se reencarne de nuevo en persona :)

    ResponderEliminar
  27. Es tan cierto, corremos y corremos tanto que nos olvidamos de vivir y disfrutar lo que tenemos.
    Un relato que nos hace pensar.
    Gracias :)

    ResponderEliminar
  28. Así se llega a interpretar lo efímera que puede ser la vida e incluso lo irónica cuando vemos sus consecuencias desde otra perspectiva, lograste una inspiración Ibso, saludos ^^

    ResponderEliminar
  29. Muy bueno, me acuerda la cancieon "Me olvide de vivir". A tantas personas les ocurre eso. Buen punto para reflexionar.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias a tod@s por conversar en el camino.
    Muchos abrazos.
    ibso

    ResponderEliminar
  31. Tarde piaste!!! diría mi abuela...

    Tiene un mensaje muy claro a pesar de la brevedad...

    Un placer caminar por tu sendero Ibso

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Qué curioso el texto. Esos sueños inquietos de vida vertiginosa en la vida tranquila de la piedra. Me ha gustado el enfoque. Desde luego, un micro muy original y cargado de mensaje. Un saludo!

    ResponderEliminar