lunes, 12 de diciembre de 2011

La incompleta fábula de las gallinas

En una granja de gallinas ponedoras ocurrió en cierta ocasión lo que os voy a contar:

El granjero daba de comer a todas sus aves con la ración diaria suficiente para engordarlas, todas comían hasta hartarse. Al principio todo iba bien, cada animal estaba sano y ganaba peso con rapidez, ponían huevos que el granjero vendía y sacaba su beneficio. Pero las gallinas cada vez exigían más y más comida, de más calidad, más cara, desperdiciando gran parte de ella; pero contrariamente a lo que se podía esperar, no ponían más huevos. 

El granjero pensó en sacrificar a la mitad y recuperar parte de sus perdidas con la carne de las aves. Y así lo hizo. Al resto comenzó a darles la mitad de la comida que necesitaban para sobrevivir, pensando que si luchaban por el alimento se mantendrían activas, fuertes y producirían más huevos. 

De nuevo todo iba bien. Pero al cabo de un tiempo, las gallinas empezaron a disputarse el pienso, a pelear entre ellas, a infringirse heridas graves, a enfermar y morir. Para colmo, el granjero no pudo vender la carne de las gallinas que morían enfermas y las fuertes que sobrevivieron no ponían huevos por el estrés que les causaba luchar por el alimento. Al final el granjero tuvo que sacrificar a todas las aves y cerró la granja arruinado y sin saber bien en que se había equivocado.

No hay moraleja en esta fábula, porque la solución no está expuesta en la misma. Pensad en ello y si alguno encuentra como hubieran sobrevivido todas las gallinas os agradecería el comentario, pero sabed que no hablo de gallinas, ni de granjeros, ni de beneficios económicos,... 

Y una entrevista de Iñaki a Sampedro


*Imagen y vídeo tomados de internet

* El préstamo de este material lo hago sin autorización de su titular. No pretendo dañar ningún derecho reconocido a sus autores y si estos consideran que no deben figurar en este blog, ruego me lo notifiquen a fin de retirarlos a la mayor brevedad posible.

7 comentarios:

  1. Pues pienso que falta en el cuento lo mismo que dice Sampedro...dignidad y libertad de expresión, porque en él solo habia opresión, te doy de comer,sin más calidad de vida y que te conformes... para que me des beneficio, y sino lo haces, me cargo a medio mundo y cuando se lo carga, el otro medio... subsiste a duras penas.Bueno es dificil y controvertido éste pequeño exámen que nos pones jejeje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Ibso: te voy a contar otra historia de gallinas pero esta es verdadera. Existen, yo las he visto, y lo sé seguro, que las gallinas envejecen y después de poner huevos durante su primer año de vida, pero su producto va decreciendo, y el dueño de la granja, ha descubierto un sistema singular. para que vuelvan a producir. Durante una semana, no les dan ni comida ni agua. Empieza a caérseles las plumas, pero todas las plumas, despues de una semana en ayunas,ya lucen su cuerpo serrano,completamente desnudo. Ademas, estan tristes y se sienten abandonadas, Despues de esssa crisis existencial,y pasados los ocho dias, empiezan a darles comida y bebida en ligera progresión.
    A los 15 o 20 dias,las pobres bestias Vuelven a producir igual que antes, por lo menos un año mas.
    Han compendido, que o ponen o las matan.
    Sin duda alguna un método persuasivo y eficaz.

    Volviendo a tu història de gallinas, es muy bonita
    pero aunque tu dices qe no tiene mmoraleja, yo si que la veo, y por supuesto no tan drástica como la mia.

    Saludos muy cordiales

    ResponderEliminar
  3. Ysupais: falta dignidad y libertad de expresión... sí, y muchas cosas más.

    Montserrat: muy buena aportación: producir o morir hasta que ya no quede nada.

    ¿Es esta nuestra perspectiva de futuro?. Pongamos que las gallinas son la raza humana y el granjero nuestro planeta Tierra. ¿La Tierra puede existir sin la raza humana?. ¿Podemos sobrevivir sin ser alimentados por él?. ¿Nos comportamos de forma suicida consumiendo más de lo necesitamos?. ¿Puede existir un sociedad justa, equitativa, sostenible y con futuro dentro de las fronteras de unas pocas naciones?.

    Esta es la visión más general. También se puede sustituir a las gallinas por los ciudadanos de una sola nación, siendo el estado el granjero. También podemos asimilar a las gallinas por la masa obrera y al granjero por la oligarquía dominante o cualquier otra que se os ocurra.

    Diría que es un juego para pensar si no fuera tan seria la reflexión que esconde. Porque al fin y al cabo estoy hablando de nuestra propia supervivencia como especie, de "a donde vamos”, o mejor aún "de a donde queremos ir".

    Un abrazo para las dos y gracias por conversar en el camino
    ibso

    ResponderEliminar
  4. Las gallinas no piensan. Y además, su lider (el granjero) solamente pensaba en los beneficios.
    Ni el exceso , ni el hambre.

    ResponderEliminar
  5. Cuando no podamos consumir nos quitaremos unos a los otros lo poco que nos quede.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. MARIAJESUSPARADELA: como en la vida misma :), por las gallinas y por el granjero.

    ALEJANDRO KREINER: por eso debemos sustituir conceptos: colaborar por competir, repartir por acumular, igualar por diferenciar, solidaridad por egoísmo, ...

    Un abrazo y gracias por conversar en el camino.
    ibso

    ResponderEliminar
  7. Me gusta este simil: reflemas lo que está pasando en el mundo, en mi humilde opinion. El tema es complicado.

    Dichoso aquel que se contenta con lo sencillo (Seneca), de nuevo los clasicos nos dan la clave.

    Sampedro: fenomeno.

    Un abrazo.

    (Soy Cornelivs. No me deja mi cuenta de correo)

    ResponderEliminar