miércoles, 29 de junio de 2011

Los herederos de la Tierra (VII)

 ¡Que vieeeene el lobo!

La globalización económica es un hecho consumado, ¿o alguien lo duda?. Pero lo que a algunos les está cabreando es que esta globalización esté subyugando la soberanía de los países, y no importa si son democráticos o tienen cualquier otro sistema político conocido. Hay que garantizar la supervivencia del sistema económico, de los mercados o... ¡vendrá el lobo!. Nadie puede poner en duda la valía del sistema, porque si lo hace, pronto es desprestigiado, presionado o se le obliga a rectificar con no se sabe que presiones.

Hoy le ha tocado a Grecia, un país de nuestra órbita política-económica, no algún país perdido de no se sabe dónde, con dictadura, hambre, guerra o cualquier otra calamidad. Por segunda vez, los mercados y la Unión Europea han obligado al gobierno de este país a aprobar una ley para hacer posible el más brutal de los recortes sociales y políticos que seguramente ha padecido desde la Segunda Guerra Mundial. No han importado las protestas de sus ciudadanos, no ha importado el endeudamiento de su economía durante los próximos treinta años (si todo va bien), no importa el paro, la paralización de todos los sectores económicos del país, el retraso incuestionable que sufrirán los servicios básicos para la ciudadanía,... no, nada de esto importa; lo que ha primado es que los prestamistas recuperen su dinero con unos intereses escandalosos. Y cómo lo recibe el resto de Europa: felicitándose por haber salvado al euro (por el momento), las primas de riesgo han vuelto a bajar, las bolsas han vuelto a tener ganancias, el euro vuelve a estar fuerte frente al dólar... ¡me están dando nauseas!.

En esta situación se podrían buscar muchos culpables, probamente todos (me refiero a los ciudadanos del "primer mundo") tenemos algo de responsabilidad. Pero, porqué entonces no se pide el mismo esfuerzo a todos para solucionarla. En Grecia muchos deberían estar en la cárcel por esta situación, muchos deberían haber respondido por sus actos, sin embargo, no-solo no lo han hecho, sino que siguen enriqueciéndose con el sufrimiento de sus compatriotas. 

España no es una excepción. Hoy deberíamos haber salido todos a la calle protestando por lo que estaba a punto de obligársele al pueblo griego a hacer. No por solidaridad, más bien por previsión de lo que puede sucedernos a nosotros.

La globalización económica es un hecho, pero si no se trabaja por la globalización social y política del planeta, pronto dejaremos de preocuparnos por llegar a fin de mes.

Foto: Cabras Majoreras. Tomada prestada* de la web oficial del  Patronato de Turismo de Furerteventura
* El préstamo de este material lo hago sin autorización de su titular. No pretendo dañar ningún derecho reconocido a sus autores y si estos consideran que no deben figurar en este blog, ruego me lo notifiquen a fin de retirarlos a la mayor brevedad posible.

9 comentarios:

  1. Las preocupaciones que se avecinan, me temo que serás de mayor calibre...
    Los recortes que nos esperan seran aún mayores...
    "la avaricia rompe el saco"...lo peor es que los del saco cada dia lo tienen más lleno.
    Faltan voces que griten tanta injusticia e insolidaridad.

    ResponderEliminar
  2. IBSO: No es premonitorio, es real, lo que me podría sorprender es que el pueblo se sorprenda, pero ya no. Prefiero callar al respecto, ya me entiendes. Beso manito, a cuidar-se-les-nos.

    ResponderEliminar
  3. A nosotros "nos va la vida en ello". Si Grecia no se somete, caemos como chinches...Y ahí está Islandia.

    ResponderEliminar
  4. Adhiero al comentario anterior. Si Grecia se rebela, que pasa con España y Portugal?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es lo bueno de esta democracia que dicen hacer y tener, donde se impone todo por las buenas o las malas e impera el capitalismo brutal pero... perooooo el capitalismo se cae y Europa se asfixia poco a poco fruto de la codicia.

    Yo creo en alguna que otra utopía y ojalá seamos un poco inteligentes y salgamos a la calle pero todos, pues las medidas que quieren aplicar en Portugal en unos meses no apuntan mejores... así que cuando veas las barbas de tu vecino pelar...

    Un abrazo utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  6. Es un hecho ya casi consumado, es algo real. Qué pasará con España, con Europa entera? Nos arrastrará?

    Buen post

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Los mercados quieren controlar a los gobiernos imponiéndoles sus políticas sociales, privatizaciones, etc.
    Ya veremos en qué acaba todo esto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Fijate que Portugal va a reducir al 50% las pagas extras de las pensiones, es decir la de junio y navidad. Si estas personas esperan un respiro con esas 'pagillas' y ahora se les quedan en la mitad ya me dirás el contento que tendrán. Y si esto ocurre en Portugal, imagina el futuro que puede esperarle a España dentro de unos meses...

    Por otra parte Teléfonica aún con beneficios quiere despedir a un montón de personas. Algunos alcaldes/as se suben el sueldo a pesar de la crisis.
    Emilio Botin tiene una 'gran deuda' con Hacienda y sin embargo nadie le puede meter mano. En cambio Hacienda si persigue a los Autónomos y al pequeño y mediano comercio.
    Cad día muchas personas se quedan sin su vivienda por falta de pago, por falta de trabajo y por carecer de muchas otras cosas.
    En esta globalización se está solidarizando la pobreza y se está privatizando la riqueza.
    Estamos perdiendo a marchas forzadas derechos que costó mucho trabajo conseguir. Y sabes, no me resigno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Menuda entrada, amigo. Has sacudido muchas conciencias. Con la globalización económica, pasará lo mismo que con el calenetamiento de la tierra, o como con el cambio climático. Primero no lo creemos, después nos sorprendemos, y al final lo sufrimos.Y con la boca callada, ni 15-M, ni nada.
    Tenemos un buen panorama.

    ResponderEliminar