viernes, 3 de junio de 2011

La comida (participación en el concurso de Paradela, mes de junio)

La matriarca parecía estar de muy buen humor, a pesar de sus años conservaba toda su energía y carisma.

Sus numerosos hijos habían venido con sus respectivas parejas, los nietos estaban también casi todos, algunos bisnietos agregados en los últimos tiempos y los amigos de siempre. Una gran familia que se esforzaba por mantener unida, aunque no siempre fuera fácil.

Estas ocasiones eran importantes y que mejor manera que comiendo para crear y reforzar los lasos, limar alguna que otra aspereza y resolver los problemillas que siempre surgían.

- Todos a la mesa – dijo con una gran sonrisa – es hora de alimentar los sueños.

Se consideraba una mujer astuta, no era vanagloria, solamente era cuestión de observar, saber escuchar e interpretar los gestos más sutiles. Y por ello era ella la que fijaba la posición que cada cual ocupaba en la gran mesa, según sus conocimientos del estado vital de cada uno de los miembros de la familia y los amigos. Bajo su techo todos se igualaban, era algo necesario, aprendido de su difunta madre, cuyo aniversario servía de excusa para aquella reunión.

Sentía que la vida se sentaba frente a ella: su vida. Sentía incluso que los que ya no estaban se sentaban en aquella mesa, llenando cada hueco que quedaba libre, uniendo cuerpo con cuerpo a cada uno de los comensales para convertirlos en uno solo; y con él hablaba siempre con la misma voz: la del amor.

LOS ENTREMESES

Ajena al bullicio que siempre se produce cuando las personas son felices, fijó su mirada por un momento en cada uno de ellos y recordó, con ternura, los instantes memorables en los que aquellos a los que amaba habían entrado en su vida para ya nunca más salir.

Había nacido en una España en guerra, la España en que se abrió una herida profunda en los corazones de muchos hombres y mujeres, hermanos hasta entonces de bandera y nación.

No conoció a su padre, fue huérfana, como otros tantos niños, por la estupidez del hombre, por el afán de poder y los ideales de los muertos.

Durante mucho tiempo, desde que tuvo uso de razón, no recordó otra cosa más que el hambre y la miseria, el resentimiento y la amargura de su madre a la que las circunstancias habían transformado su corazón, antes cálido y lleno de amor, en un duro pedernal. No tuvo hermanos hasta muchos años después, en que su madre consiguió casarse de nuevo con un hombre rudo aunque de buen corazón. El primer instante de felicidad se produjo cuando nació su hermana Ana, ella ya tenía 11 años. La primera vez que la vio, estaba mamando con avidez del pecho de su madre, regordeta y sonrojada como un tomate. Se acercó para verla mejor, atreviéndose a tocar su pequeña manita con un solo dedo, que ella, instintivamente, aferró con fuerza...

(seguiré, si os gusta, cuando las musas vengan a visitarme)


Foto: María Jesús Paradela. Paradela de Coles

22 comentarios:

  1. Ibso, secuencia familiar llena de sensibilidad.
    Me alegro de reencontrarnos con nuestra participación.
    Recibe mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato Ibso. Me ha recordado a mis abuelos. Besos. Felicitat.

    ResponderEliminar
  3. Naturalmente que nos gusta. Sigues fiel a tu estilo de enlazar.

    ResponderEliminar
  4. que bien que has participado ,ya te extrañaba.
    Claro que queremos que continúe la historia.
    Unbesazo

    ResponderEliminar
  5. Esperaremos.

    Amerita una continuaciòn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de "vernos" de nuevo en un concurso de Paradela. Como siempre un buen relato.

    Tengo el mismo problema que Felicitat y te tengo que poner el comentario de forma anónimo, un saludo desde Tomara que tu viera... Mamé Valdés.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen comienzo, estas historias me interesan.
    Me alegro que finalmente participaras.

    Mucha suerte

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado eso de alimentar los sueños. Buen relato, espero la continuación.

    Un saludo

    noche

    ResponderEliminar
  9. Vas a continuarlo en los sucesivos concursos? o antes, jeje, lo digo porque me quedo intrigada y me quedan más o menos veinte días de vida blogger antes del verano, después hasta septiembre ná... y por nada del mundo me gustaría perdermelo

    :)

    ResponderEliminar
  10. Habia ya dejado un comentario eligiendo esta misma parte de tu escrito, pero se ha perdido, debido a lo que explicas.
    Me ha gustado mucho Suerte en el concurso . Saludos
    Ysupais.

    "Sentía que la vida se sentaba frente a ella: su vida. Sentía incluso que los que ya no estaban se sentaban en aquella mesa, llenando cada hueco que quedaba libre, uniendo cuerpo con cuerpo a cada uno de los comensales para convertirlos en uno solo; y con él hablaba siempre con la misma voz: la del amor.
    "

    ResponderEliminar
  11. Un relato fiel a tu estilo -tal como te voy conociendo- amigo :) ya espero la segunda parte

    Es un honor compartir espacio de concurso con artistas como tú... estoy aprendiendo un montón :)

    un abrazo, guapo

    ResponderEliminar
  12. Hola, soy Maripaz del blog "Baul de Laika" venia a ver tu colaboración para el concurso de Paradela.
    Me gusta la manera que tienes de trasmitir emociones en lo que cuentas.
    Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Lo que sigue, lo que sigue, lo que sigue! Con que razón estabas tan calladito. Please don't disturb. Ipso imaginando y escribiendo.
    ¡Enhorabuena! Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Que ternura de entrada, manito! No participo, pero os acompaño a todos desde el corazón. Beso.

    ResponderEliminar
  15. Pues me gustó mucho y estoy esperando la segunda parte porque me dejaste con la miel en los labios.
    Suerte

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Una historia que promete. Creo que has narrado lo justo para mantenernos en áscuas. Por favor continúa...

    Enhorabuena por tu aportación al concurso, me ha gustado y muuucho.

    Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  17. Es cierto, has elegido la misma foto que yo y una temática de fondo muy parecida. Me gusta mucho el enfoque que has dado a esta reunión familiar, cómo después de sentarlos a la mesa has comenzado a contarnos la dura vida de la matriarca. Una vida que bien podría ser la de cualquier mujer de aquellos terribles años. Tu texto resulta un homenaje a todas ellas.
    Naturalmente que queremos que sigas tu historia.
    Gracias por venir a visitarme y suerte. Aunque como tú me ha dejado dicho en mi blog, ¡vamos a divertirnos y a participar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por tus palabras en mi blog y si quieres saber el final de mi "Orde-novela" jajaja tambien está en mi blog, ya que una la eliminé y puse su totalidad...creo... porque a veces ésto me juega malas pasadas...bueno más bien soy yo.
    Tu tambien tendrás que terminar la tuya..hummm¡ interesante saber que pasará...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. espero que la próxima vez todo vaya mejor para tí, la entrada es muy buena y esto no ha hecho más que empezar.

    Un abrazo y toda la suerte del mundo para el mes de Julio.

    ResponderEliminar
  20. Ibso, gracias por haberte traido el video resumen del concurso....eres muy amable.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias por todos los comentarios. Es un placer participar, pero sobre todo conocer a personas como vosotras. Un fuerte abrazo.
    Ibso.

    ResponderEliminar
  22. Ibso, me ha gustado y espero que hagas su continuación, espero no perdérmela.

    Feliz fin de semana.

    Un beso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...