viernes, 26 de noviembre de 2010

La segunda agresión: la más dolorosa y la que cuesta más curar.

Dos niños se peleaban al salir del colegio. El más fuerte golpeaba al más pequeño sin que nadie lo evitara. A su alrededor, los demás niños miraban e incluso animaban al mayor para que siguiera con su violencia injustificada.

-¿Porqué me pegas si yo no te he hecho nada?- decía el pequeñín entre lágrimas.

-Por que puedo y me da la gana.

Cuando el maltratador se aburrió de golpear a su victima la dejó tirada en el suelo, dolorido, sollozando. Los demás niños se marcharon, solo quedaron un par de compañeros para llevarlo a casa. Durante el camino, cuando el niño golpeado recuperó un poco las fuerzas paró sus pasos y se encaró a "sus amigos".

-No hace falta que me acompañéis, es más, es mejor que no volváis a dirigirme la palabra.

Los dos niños se miraron extrañados y le dijeron:

-Así nos pagas nuestra ayuda. Eres un desagradecido.

-No necesito vuestra ayuda cuando mi cuerpo esta dolorido por los golpes, estos sanarán. Pero los golpes que vosotros me habéis dado no se me curaran jamás, porque vosotros me habéis maltratado el alma. Necesitaba vuestra ayuda para defenderme del que quería pegarme y no hicisteis nada, él me maltrató la primera vez, vosotros me maltratáis una segunda.

Soy maltratador por omisión de ayuda...y seguiré siéndolo mientras siga habiendo VIOLENCIA en este mundo.

La VIOLENCIA es siempre VIOLENCIA. No es mayor, no es diferente, no es más mala una que otra, por poner un adjetivo detrás.

Estos videos están dedicados a los que tienen el coraje de defender hasta el último aliento y con todas las consecuencias a los débiles, porque LA VIOLENCIA es una cuestión de poder, y el poder es más fácil ejercerlo con los que no pueden o no saben defenderse.


15 comentarios:

  1. Por acciòn, u omisiòn.

    Incluye a casi todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nosotras no nos escapamos, querido amigo. Somos tan culpables o más porque -desde nuestra mentalidad retrógrada- seguimos marcando diferencias entre nuestros hijos e hijas, les seguimos convirtiendo en esclavas y en dictadores... nosotras, en mayor medida fomentamos ese sentimiento de frustración en la mujer y de 'pavoneo' en el hombre (débil y enfermo de ego). Así lo veo cada día a mi alrededor ¡¿no es patético?!

    Magnífica reflexión la tuya, digna de ser difundida tal cual

    Abrazos de viernes ¡feliz finde!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Ibso:

    Los videos que compartes son un verdadero canto a la esperanza...

    ¡Ojalá, con toda la información que ahora tenemos a nuestro alcance, vayamos siendo cada día más conscientes de que la VIOLENCIA, en cualquiera de sus manifestaciones, es una auténtica lacra social y una vergüenza!

    La historia que nos cuentas, me ha puesto la carne de gallina... Porque también son maltratadores aquellos que lo consienten o no hacen nada para impedir que los débiles sean injuriados y golpeados...

    ¿Cuántos "JESÚS NEIRA" están dispuestos a parar esta lacra?

    :(

    Te felicito por este trabajo, Ibso.

    Un fuerte abrazo y feliz fin de semana, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Evitemos la violencia, y si somos testigos de ella, denunciémoslo, no nos callemos, hoy pueden ser ellos, quizá mañana podremos ser nosotros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Somos tan culpable como ellos mismos porque no hacemos nada por evitarlo.
    Hay que luchar para que esas situaciones desaparezcan.
    Bonitos videos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. La diversidad siempre existira, quizás algunos lo interpreten como desigualdad y en los más primitivos se traduzca por violencia.
    Soluciónes: mucha cultura, mucho trabajo, mucho ejercicio, mucho agotamiento en algunos casos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ibso:
    muy buen post.
    Yo fui una niña maltratada y me juré que jamás usaría mi fuerza contra un débil. Pero me he defendido de ataques de muchachos en la calle por ser y llevar hábito de monja dominica, es todo blanco y un blanco perfecto.
    Muchas veces he interb¡venido en reyertas que me he encontrado en la calle o en las cafeterias, cuando aún no era monja y trabajabe en un apostloado en el barrio Chino de Barcelona.No he consentido jamás que alguién de lante de mi fuese maltratado y poniendo mi vida en peligro lo he defendido; también tengo que decir que me valgo de saber artes marciales. Hoy ya no sirvo ni para defender una mosca, mi salud me tiene deformada y dolorida, pero aún lo intentaría. Ya se...no tengo remedio jajá!! Dios me cuida.
    Recibe mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Son muy sensibilizadores los videos. Pero en la realidad no ser culpable de omisión es un trabajo duro. Las músicas siempre son muy reivindicativas, los músic@s son trobadores y cantan la verdad, en la rutina no se puede ser un trobador.
    Necesitamos cultura social y sobre todo necesitamos aprender a controlar nuestras emociones, que ya hay trabajo para rato! No nos debemos culpar en los hechos, ni como madres, ni mujeres, ni hombres, culparse no sirve de nada si no hay intención de solucionarlo, y las soluciones pueden también ser violentas psicológicamente. Es un tema muy difícil.


    Encantada de leerte, Ibso.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestros comentarios, os aseguro que son muy valiosos para mí. Este es un problema muy complejo y difícil de llevar a cabo soluciones eficaces, pero estoy seguro que estas pasan por sentir que la sociedad donde vivimos y que todos creamos día a día es responsable de la violencia que se genera en ella, por fomentar valores individualistas, por generar modelos violentos y faltos de compasión que nuestros hijos ven todos los días. Estas son las reflexiones que nuestros dirigentes no hacen, nuestros jueces no hacen, nuestros líderes religiosos no hacen.

    Gracias a todos por conversar en el camino, Ibso.

    ResponderEliminar
  10. La cobardía también es maltrato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ALEJANDRO: Para mí la cobardía es un signo de debilidad y la VIOLENCIA es una cuestión de poder: el fuerte maltrata al débil porque puede y porque quiere. Todos tenemos algo que perder cuando nos enfrentamos a los fuertes para defendernos o defender a personas que puede incluso que no conozcamos (y que quizás ni siquiera nos lo agradezcan), pero dejar que la VIOLENCIA (de "género" o cualquier otra) campe a sus anchas conlleva el peligro de que nos golpee a nosotros. Así que defender al débil es defendernos a nosotros mismos.

    Un saludo y gracias por conversar en el camino, Ibso.

    ResponderEliminar
  12. De la acción o la omisión salen distintos resultados. Definitivamente que se daña por omisión.
    Excelente !!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. BELKIS: Como digo en el post yo soy el primero que me considero maltratador por omisión, pero no tengo sentimiento de culpa por ello, eso no sirve para nada. Al contrario, añadir esta variable al problema de la violencia me permitió tener una visión más amplia (no solo es culpable el violento), y por lo tanto, estar alerta. El discurso de la mayoría se centra en la condena al maltratador y la denuncia como solución; sin embargo las muertes de personas por esta causa van en aumento, aunque muchas hubieran denunciado hasta varias veces, hubieran órdenes de alejamiento, etc.

    Gracias por conversar en el camino, Ibso.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tus palabras en mi blog y por supuesto estoy contigo en la idea que ha salido de ti de que tod@s somos " malos por omisión" es una condición humana, asi somos, pero el maltratador culmina su maldad matando y eso no se puede permitir ni el hombre ni en la mujer. Estoy leyendo los comentarios que dejaron en mi blog y hay algunos personajes( a los que no contestaré) que trastocan todo y mezclan abortos (que no son niños vivos)con muertes de personas por el solo hecho de no pensar igual. Por supuesto que hay muchas barbaridades, las guerras,las mafias etc. pero cada cosa tiene su debate y a su tiempo.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...