viernes, 30 de enero de 2015

Los herederos de la Tierra (XV): El odio que nos unió

No existirá nunca un mundo utópico, una sociedad o un tiempo donde todo sea perfecto; ya que esa idealización es subjetiva y además, no será jamás una meta, un final a donde llegar y permanecer.

Nuestra sociedad sería un milagro a los ojos de un ser humano de la Edad Media y en cambio, con total seguridad, será considerada una barbarie dentro de cien años.

Pero hay actitudes que llevamos arrastrando desde que somos conscientes de nuestra propia humanidad, que nos impiden evolucionar, nos limitan un crecimiento sostenible como especie y un futuro más esperanzador. 

Una de estas actitudes es el ODIO. 

Y la llamo actitud y no sentimiento ya que no me refiero a la inquina, la aversión o el rechazo de una persona, incontrolable e intensa, contra algo o alguien; hablo de la sistematización para generar ese sentimiento entre los pueblos, fomentadas por medio de la diferenciación, el miedo, el desconocimiento o la des-idealización de otra cultura, religión o creencias. 

Odio que genera guerra, terrorismo, aniquilación, xenofobia, marginación, sometimiento, esclavitud,...

Odio estéril, recíproco, suicida, ilógico, destructivo, irracional, estúpido, degradante,...

No somos perfectos, no, no lo somos. Pero podemos aprender, podemos crecer, evolucionar, madurar como sociedad. Rechacemos el odio y a los que lo fomentan, busquemos las causas verdaderas que lo generan y no nos limitemos solamente a luchar contra sus consecuencias (efectos),  sino a resolver el problema asumiendo plenamente nuestra responsabilidad (como sociedades más avanzadas).

Perpetuar el odio entre los miembros de una misma especie como medio de resolución de conflictos, genera tal grado de inestabilidad dentro de esa sociedad, que hace inviable su supervivencia.
ibso

Foto: "Montaña de Fuego" Parque Nacional de Timanfaya. Lanzarote. Autoría: Web oficial de Turismo

10 comentarios:

  1. Tan sabio como de costumbre.
    De todos modos, ya en la infancia de la vejez, me agrada jugar al perfeccionismo cualitatorio. Ahora comprendo la razón por la que desde la infancia tanto me disgustaba el mundo, y cuanto me costó incorporarme a sus exigencias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado eso de la infancia de la vejez, una imagen muy sugerente.
      Gracias por conversar en el camino y un abrazo manita.

      Eliminar
  2. Perpetuar el odio no solo no soluciona los conflictos sino que los incrementa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin embargo es lo que hacemos.
      Con el atentado de Paris no se habla de las causas, solo se pretende combatir los efectos con la imposición, con la fuerza, con la culpabilización de toda una comunidad humana.
      Gracias por venir a conversar en el camino.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Tema que Asimov plantea que puede seguir sucediendo en el futuro. En las novelas de robots, los descendientes de terrestres que colonizaron otros planetas, ya no se consideran terrestres. Y desprecian a los habitantes de la Tierra, admirando a su vez a una científica experta en robots, olvidando que era terrestre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo entender lo que quieres decir. Pero para sentir desprecio hacia la condición humana de un semejante, no es necesario salir de este planeta.
      Gracias por conversar en el camino, este aporte de ciencia ficción siempre es bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hace falta perdonar... para cortar con la cadena de odio. Los niños ya están naciendo con el odio en sus venas, por tanta atrocidad. No abandonemos la utopía jamás.
    Un abrazísimo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El perdón mutuo será la señal enequívoca de nuestra evolución como especie, pero para llegar a ese punto debe existir arrepentimiento, y esto último no se consigue sin buscar nuestra propia responsabilidad, como sociedades del "primer mundo", en el odio que hemos generado.
      Gracias por conversar en el camino, aportando tu sabor a anis estrella.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. El recelo y el odio al diferente está consiguiendo que esta humanidad se esté embruteciendo y deshumanizando a una velocidad alarmante. Siguiendo el razonamiento de Sara, actualmente los niños ya casi desde que nacen se acostumbran a ver y escuchar todo tipo de guerras, atentados y violencia. Para ellos ya comienza a ser dificil discernir entre la ficción y la realidad.

    Siempre tan interesantes tus propuestas Ibso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo diminuto somos diferentes, como lo son los copos de nieve al microscopio. Pero la idea que debería primar es la de que estamos unidos, unidos al respirar el mismo aire, unidos al necesitar el agua potable, los alimentos, el calor, los recursos naturales, ...unidos porque nos necesitamos unos a otros.
      Los niños son los más débiles y, por lo tanto, siempre son los que más padecen las consecuencias de los errores de los mayores.
      Gracias por conversar en el camino amigo José.
      Un abrazo

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...