martes, 1 de octubre de 2013

Oidos que ven, ojos que escuchan.

Siempre hubo voces que le susurraban. Ella hacía como que no las oía porque aprendió desde muy pequeña a no preguntar a nadie por ellas; nadie más podía escucharlas y la trataban como si estuviera loca. 

Él creció con aquellas formas que parecían solidificar el etéreo aire que le rodeaba, intangibles visiones de un mundo cuyo existencia le dolía en lo más profundo de su ser.

Ella era ciega de nacimiento, él quedo sordo tras un accidente, aún siendo niño. 


Cuando se conocieron... su universo entero cobró sentido.


Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".
Autor: FREDERIK DUNN

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Redondo, quedó redondo.
      Ibso me alegra mucho sentirte cerca. Un besazo manito.

      Eliminar
    2. Gracias, María Jesús.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Nunca me fui del todo.
      Un besazo para ti también.

      Eliminar
  2. ¿Como no susurrarle algo al oido?
    El universo adquiere algo de sentido, en esas circuntancias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos "divertimentos" son más un experimento que un relato (o micro-relato).
      Realmente no tiene una trama, ni un desenlace. Es más bien una sugestión para el lector.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ibso un regreso que me alegra, con un texto emotivo.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La emotividad, tal y como le digo al Demiurgo, la pones tú como lectora. Y esto es la que pretendía, saber que podía sugerir un texto tan ambiguo, tan carente de contexto, de desarrollo, de final.
      Un abrazote.

      Eliminar
  4. Todo cobra sentido cuando el amor teje su red.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya sugerido "amor" este pequeño experimento.
      Gracias por tu comentario. Como os comento alguna vez: aprendo mucho con vosotr@s.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Felicidades por la entrada... Tema desesperante, porque los que tienen 5 sentidos en pleno funcionamiento, a veces (por no generalizar) carecen de el "sentido del corazón" que permite la aceptación y la inclusión.
    feliz de verte activo de nuevo en este medio. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una visión inclusiva de los demás, lo cual no me sorprende en ti.
      Este micro-relato (o experimento narrativo) solo pretendía sugerir cosas, entre ellas que los sentidos pueden ir mucho más allá de lo físico. Es muy conocido que cuando falta un sentido, los demás se amplifican (por decirlo así), pero esto también puede ocurrir sin que falte ninguno.
      Un abrazote.

      Eliminar