miércoles, 12 de septiembre de 2012

Este jueves un relato: ojo por ojo (microrrelato)


-Uno, dos, tres... desangrados, troceados y listos. Aún no cuadra... falta uno – y hundió el cuchillo en el pello del que esperaba.

-Ahora sí, completo.

Era obsesivamente puntilloso con la comida.

-¿Cómo pudieron invitarme a cenar y darme aquella bazofia? – recordó mientras terminaba los preparativos.

El timbre sonó justo cuando añadía el veneno.

-¡Ya es la hora! – sonrió – Ojo por ojo o..., en este caso: pato por pato.
 

31 comentarios:

  1. Pato con veneno, no está mal la comida, supongo que aderezada con algo más, más que nada para disimular el sabor si es que el veneno sabe a algo...pobres invitados, un poco antes y os pillan con las manos la masa.

    Un saludo juevero.

    ResponderEliminar
  2. La venganza es de los rencorosos....
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Macabro, y muyyyyyyyyy intrigante. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, pero el pato no es uno de mis platos favoritos, jeje. Buen menú, perdón buen texto, un excelente micro. Saludos Ibso y gracias por pasar por mi espacio, te espero cuando gustes y ya me sumo a tu camino de utopías. Soy de Uruguay

    ResponderEliminar
  5. Pues yo al contrario que Luis digo que como a mi si que me gusta el pato, seguro que me la daban. Este es una de los temores que uno siempre teme cuando va a comer a casa de algún amigable enemigo. ¡Cuantos cayeron así en la antiguedad!.

    Un abrazo y me alegro de tu participación en los jueves

    ResponderEliminar
  6. No comprendo ese placer. (El de comer ,sí. Y lo comparto).

    ResponderEliminar
  7. Ibso, bienvenido a lo juevero.
    ¿Quién pagó el pato? Me gusta más a la naranja, sin pizca de veneno, porfa.
    Una venganza breve y exquisitamente cocinada.

    ResponderEliminar
  8. yo, gustavo calleja digo:
    concisión
    ingenio
    humor
    y con estos tres elementos, quizá haya alguno más que se me escapa, has elaborado un texto breve que merece mi calificativo de estupendísimo..
    medio beso.

    ResponderEliminar
  9. Como eres Ibso, amigo mio, Cruel, despiadado, pero eso sí:con mucho sentido del humor.

    Un abrazo, majete. besos para tus muñecas.

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido. La venganza al menos tendrá buen gusto; aunque al final la cosa acabe mal,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. sabrosa venganza. interesante mínimo relato. impecable.

    saludos!

    ResponderEliminar
  12. Pato al Veneno!!!!
    A mí el pato me gusta pero a la naranja, jajajaj.
    Con tu permiso me quedo en tu casa.
    Un beso y buen día

    ResponderEliminar
  13. No me gusta el pato, pero es que ahora todavía menos, jajajaja

    El micro me ha parecido redondo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. ¿Humor negro? qué cruel, jajaja.
    Ya vi la página "los pasitos para la utopia" ¡Gracias, siempre! la solidaridad como la tuya construye puentes...
    Abrazo grande, Ibso!

    ResponderEliminar
  15. Entro sin llamar pero traigo café!

    recuerdo que mi madre de pequeña dejó de comer pato porque después de cortarle el cuello siguió corriendo el animal como un poseso... espero que la venganza no fueran la manada de patos descabezados, sangrando y corriendo!!!!

    Beso de juevera!

    ResponderEliminar
  16. Y con que tranquilidad los fue trozando.
    Yo paso, no me gusta el pato.

    Impecable relato macabro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Resulta curioso que no seamos capaces de darnos cuenta que podemos llegar a esos extremos de un manera tan natural. Magnifico micro. Bsss.

    ResponderEliminar
  18. Pues lo entiendo, si te invitan a cenar y lo que te dan no es bueno, quedan dos pasos por dar:
    1) Corresponder a la invitación.
    2) Aprovechar para acabar con ellos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Bienvenido a los jueveros!!!
    Un relato corto, conciso y que atrapa.
    Una venganza genial, y macabra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. En primer lugar bienvenido, en segundo, perdóname por no haber pasado por aquí a saludarte antes pero es que estoy un poco liadilla, pero por favor no me invites a pato si puede ser jajaja
    Buenísimo y divertido tu micro.
    Gracias por acudir a la venganza.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  21. Buen micro Ibso, contundente y venenoso. Felicidades

    ResponderEliminar
  22. Si es que a una persona acostumbrada al buen comer, a un paladar exquisito, no se le puede contentar con cualquier cosa, así que no es extraño que reaccionara devolviendo la evidente desatención con otra similar, eso si, bastante más venenosa. Creo que existe una gran desproporción entre la culpa y la pena, pero claro, yo no soy un gran gourmet.
    Un abrazo y bienvenido a los jueves.

    ResponderEliminar
  23. Desde luego Ibso que te ofrecieron cuando fueron ellos los que invitaban. Ingenioso micro, no hace falta muchs palabras para decir lo que se quiere decir.
    Felicidades. Bienvenido a los jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. jaja
    Una mala comida puede dejar muchas huellas negativas...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Probablemente nunca cenemos juntos...pero me llevaria un bocadillo.
    Ahora en serio, bienvenido a los jueves con esta concisa y explicita venganza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Siniestro relato, y què sangre fria!
    Te mando saludos y te doy tambien la bienvenida a los jueves

    ResponderEliminar
  27. Sr. Ibso, como le va? Perdón pero no lo había visto en la lista.
    Tiene algún punto de contacto este su jueves con el mío. Si de comida se trata ... mejor ayunamos entonces jeje
    Conciso, concreto y siniestro jueves
    un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Indigesto pato...
    Directo y macabro micro, muy bueno..

    Bienvenid@ a los jueves!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Breve, conciso, certero. Puntilloso tu relato que logra el resultado buscado: situarnos en el centro de la venganza.
    Bienvenido al club!

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Los relatos cortos es preciso leerlos más de una vez y entender entre líneas. El tuyo tiene más de una lectura, aunque veo que el veredicto general se inclina hacia la más macabra. En fin, no suelo comer pato, pero si se tercia uno de estos días, me acordaré, con un escalofrío, de este micro.

    ResponderEliminar
  31. Y yo estoy a punto de cenar... Que, ya si eso, dejo el "si gustas" para otro día, vale? No vaya a ser... :P

    ^_^

    Besitos, isbo.

    ResponderEliminar