lunes, 19 de septiembre de 2011

El carcelero electrónico

Participación en el proyecto de Adictos a la escritura del mes de septiembre. Este ejercicio consistía en combinar imagen y texto, con la peculiaridad de que la imagen debía ser propia, es decir, que no valía sacarla de internet sino que teníamos que hacerla nosotros mismos. Hacía algún tiempo que esta idea rondaba por mi cabeza (aunque no exactamente como ha salido). Espero que os guste. 

Cada día lo mismo, estoy harto de estar aquí encerrado viendo que todos ellos logran entrar y salir con el objeto que anhelaban. Pero yo no, yo me quedé atrapado entre estas paredes sin ventanas, entre las luces que resaltan los detalles de aquellas cosas deseadas por millones de seres estúpidos y vacíos.

Vago siempre por la cuarta planta, donde se encuentran expuestas las últimas novedades en informática y electrónica: televisores extra-mega-planos, ordenadores superpotentes, móviles de cuarta generación, perdón quinta, perdón sexta, perdón... los comercializan tan rápido que no sé por qué versión van ni para qué sirvan; ya casi nadie compra un teléfono móvil para hablar solo por teléfono.

Y allí está. Siempre, al pasar junto a ella, un escalofrío recorre todo mi cuerpo etéreo. Es mi carcelera, el motivo por el que, seguramente, moriré aquí. Completamente negra, con LCD Pantalla táctil Multitouch capacitiva de 7” (¿qué demonios será eso?), dos cámaras, audio, vídeo, wi-fi, Bluetooth y toda la parafernalia restante que describe al aparatejo y que mi dueño sabe de memoria. Cada noche él sueña con ella, con poseerla, con mostrarla orgulloso a sus amigos algún día próximo. Y con cada uno de estos pensamientos, mi dueño me condena a vagar por este maldito centro comercial, cada día, cada noche, desde hace un año. Y lo más jodido de todo es que se quedó sin trabajo y no puede comprarla. ¿Ahorros, dices?. No me hagas reír, mi dueño no ha ahorrado ni un céntimo en toda su corta vida, vive sin pensar en el mañana, a lo más que llega es a planificar las salidas del fin de semana. El dinero jamás le duró en el bolsillo, siempre desea lo último en móviles, lo último en informática, en juegos,... le gusta sentirse importante, valorado, admirado. Pero ahora no tiene un duro.

Pronto, en su mente, dejará de verla, y mi existencia carecerá de sentido. No me importa, sólo soy uno más de sus muchos deseos. Pero me entristece verlo así, es demasiado joven para odiar al mundo, y menos aún por no poder adquirir un cacharro electrónico. Pero no, no seré injusto, el sólo intenta llenar un vacío en su vida, un vacío de afecto, de atención, de cuentos no contados cuando era niño, de vivir en un constante reproche, de estar perdiendo la esperanza, de sentirse atrapado en un mundo que no entiende y que amenaza a cada instante con devorarlo sin que a nadie le importe.

Ella está borrosa, pronto me iré, pero sé que en su corazón quedará otra muesca, otra espina que envenenará, junto a miles que ya tiene, su existencia, su futuro. Si yo no fuera sólo un deseo pediría por él, rogaría porque encuentre aquello que llena el corazón y no cuesta moneda alguna, suplicaría porque se levantara la venda de sus ojos y las mentiras de esta sociedad de las cosas no fueran su libro sagrado.

He de irme, no hay más tiempo... ¡Adiós!



¿Dónde estoy? Todo está en penumbra. Oigo algo, un sonido rítmico y muy acelerado. ¡Si!, ya se que es: el latido de un corazón, pero... debe estar fatigado. ¡No, espera! es un bebé en el vientre de su madre... ¡Es su hija!.

Mi dueño duerme tranquilo junto a su mujer embarazada, sueña con la ecografía de aquella mañana, con la alegría que sintió al ver la carita de su “pequeña” por primera vez, borrosa, regordeta, un milagro de la técnica de ultrasonidos las imágenes en 3D que se podían obtener ahora: es preciosa.

Por fin es feliz, su corazón esta lleno de esperanza y de amor. Su más anhelado deseo se ha hecho realidad: ser padre.

Existo de nuevo y he regresado para quedarme. Estos son los deseos por los que merece la pena luchar, los que dan sentido a la vida. Son pobres de casi todo y, a la vez, son inmensamente ricos.


Imágenes: 
1ª Pasillo de centro comercial, uno cualquiera, ¿no son todos parecidos?
2ª Ecografía en 3D de mi hija. ¡A que es guapa!

33 comentarios:

  1. Ibso y la ternura del fondo de sus escritos.
    En este mundo que todos quieren lo último en aparatos de todo tipo, se abre una puerta para ver la vida...ese casi milagroso ecógrafo que captó esta imagen.
    Orgullo de padre. No se puede negar.
    n beso.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó el ritmo de tu historia.

    Lograste que la tristeza de tu personaje, no el principal, si no su jefe cambiara al enterarse de que iba ser papá.

    Ibso, ¿tu historia está basada en una experiencia tuya?

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  3. Pues es un relato que te hace pensar, simple a primera vista y con un fondo fantástico.

    Me gusta las comparaciones y la demostración del cambio y del crecimiento del ser humano ante algo tan maravilloso

    Me ha gustado. Felicitaciones ;)

    P.D: Un bebe precioso Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el relato y como ya han comentado, cómo consigue la felicidad "el jefe". Me ha parecido un relato muy tierno, pero a la vez bastante crítico con lo que pasa a todas horas hoy en día.

    La ecografía está preciosa >_<

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. owo, me gustó, empezando porque es típico casi obscesionarse con algo pero que por dinero no logras alcanzarlo, y siendo que es algo material y cero importante, somos humanos cegados. Menos mal que el dueño encontró la luz.

    Felicidades~
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  6. Una entrada muy humana, Ibso, me ha gustado mucho, como todo le que escribes.
    Los forofos de la informática, pienso que no han conocido nunca una situación como la que explicas. Ahí está su mal y de ahí su insatisfacción constante, en espera e lo mas nuevo, que a las 24 horas, ya es viejo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola: me han encantado tus dos escritos, verdades grandes dices.
    Por desgracias hoy mucha gente sufre, porque solo basa su vida en el consumismo.
    Lo del bebe precioso.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Al fin consigo entrar en tu blog, en el que figuraba otra página , imposible de encontrar...y yo, venga insistir...al fin, encontré esta maravilla: premio a mi insistencia.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado muchísimo, sobre todo la forma como narraste el relato da bastante de que pensar..
    Besos :)

    ResponderEliminar
  10. *_* está genial! me encanta cómo has dado vida a algo tan abstracto

    ResponderEliminar
  11. Ibso, por Dios!! que bien narras las cosas. Me encantó como describiste la obsesión por la tecnología, me encanta como le diste ese ritmo, ese sabor a las cosas. Y el de tu bebé awwwww ese relato está muy bonito. Me encanta como escribes, sigue así

    Saludos de Amelie!!!

    ResponderEliminar
  12. Qué original. Me has sorprendido mucho con tu relato. Tienes razón en tu última frase: las cosas que nos parecen más insignificantes, son las más grandes.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Esto es emotivo.

    Enhorabuena por tu hija. Y soberbia forma de contarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Yo quiero saber qué era primero. Una cámara de seguridad?? Es que me mata la duda ^^

    Muy buen relato, y preciosa la imagen de tu bebé. Felicidades por ella!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Me encantó el texto, cuantas verdades encierra, y realmente cómo uno puede ser feliz con tan poco pero con los que ama al lado.
    Bello bb, enhorabuena!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. ¡Ibso!!!! ¡Felicidades! que precios@ bebé, todos los abrazos, para tí y tu, de seguro, linda esposa. Deseándoles la felicidad más grande que puedan experimentar.
    Y, tu historia extraordinaria, muy bien narrada... Aumm, no me queda claro ¿es la banda ancha, la señal, la fibra óptica, la cámara de seguridad... quién narra?

    ResponderEliminar
  17. ¿Que puedo decir? Hermoso bebé, preciosa y muy acertada la historia, ojala fueramos más corazon y menos deseos.

    ResponderEliminar
  18. Qué historia tan original y sincera, habiendo tantos enfoques... es decir, como uno se obsesiona con algo, descubriendo las verdaderas maravillas de la vida y a la vez, el contraste de cómo puede ser la tecnología tan "inutil" por decirlo de un modo, en algunas cosas y tan maravillosamente fascinante en otras, en esos milagros de ver un bebé de esa manera.

    ¡Y sí! Preciosa tu nena *-* Muchas felicidades <3 Cuídala bien ^0^!

    ResponderEliminar
  19. Tanta sabiduría en una sencilla narración.
    Esa foto me recuerda a la de mi nieto, ya ahí dentro decian que se parecía a su padre. Efectivamente, son casi idénticos. Beso "manito".

    ResponderEliminar
  20. Me gustó el relato, me tenias en ascuas desde el principio... felicidades

    ResponderEliminar
  21. Ambos relatos son preciosos^^

    Tan diferentes entre sí, pero con un toque único que tus letras.

    Me han encandato:D
    El segundo (soy madre, qué le voy a hacer), me puso los vellos de punta, y sí, ¡linda tu hija! :D

    Kisses y feliz semana...

    ResponderEliminar
  22. Wow! Me pongo de pie para aplaudir tus relatos, son tan sinceros, uno de obsesiona por las cosas materiales, por las comodidades por tener un status y se olvida de lo que realmente vale, ¿cuantas cosas no dejamos pasar pensando en lo que no tenemos?

    El segundo relato, wow! imagino que ha se ser una muy grata experiencia y en hora buena felicidades futuro padre :)!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Ibso, me parecen estupendos ambos relatos, y tan humanos como la vida misma.
    No sabes cuanto te comprendo al poner la ecografía de tu hija todavía por nacer, es una experiencia única. Yo no dormí el día de mi primera ecografía, estaba toda emocionada recordando el latido del corazón de mi peque, y la espina dorsal, madre mía, que ilusión!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Aclarar dos cosillas:
    Primero que la ecografía de mi hija es de hace 3 años y medio, y aunque la emoción que sentí aún la recuerdo, no voy a ser padre de nuevo. Por lo menos por ahora.
    Segundo: es un solo relato. El protagonista es un "deseo", es quien narra. En el primero es el deseo de una persona joven obsesionada con comprar un aparato electrónico de los caros, de lo último y su imposibilidad para ello por no poder pagarlo. En el segundo, ese mismo joven ya es adulto, se ha casado y va ha ser padre. Su deseo a pasado de lo material a lo humano. La insatisfacción de no conseguir tener dinero para comprar lo que deseaba se ha trasformado, sin esperarlo, en alegría por comprender que los deseos verdaderos y que llenan el corazón no se compran ni con todo el oro del mundo.
    Gracias a tod@s por conversar en el camino.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
  25. La última tecnología, el último grito en adelantos científicos tuvo, por fin, un motivo para que también fuera lo más importante. Esa imagen de una ecografía en 3d, es algo maravilloso. Ójala hubiera existido cuando mis hijas estaban en ese apacible lugar.
    Buena historia y buen final.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. que bonitos, en serio me han encantado, aun no habia leido nada tuyo y creo q buscare un tiempo para leer mas,gracias :)

    ResponderEliminar
  27. una historia realmente muy acorde para nuestra epoca, la segunda historia me gustó más; maravillosas las fotos

    ResponderEliminar
  28. Muy bien escrito!! Hermoso mensaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Muy buen título, muy original, y logra transmitir sentimientos.
    Lo que sí, no logré establecer la identidad del personaje.

    ResponderEliminar
  30. Unos deseos muy diferentes. Enhorabuena por tu hija, Ibso, disfrutadla. Por cierto, hay un"para que sirvan" que me parece que debería ser "sirven". Hasta luego,

    Selin

    ResponderEliminar
  31. Que bonito, me ha encantado. Creo que está narrado desde un punto de vista muy original. Y me gusta mucho lo que trasmite. Las cosas materiales como la forma de llenar un vacío, con su efímero interés. Le has dado interesante giro a la historia al final. Besos!!

    ResponderEliminar
  32. Confieso que me costó un poco captar el sentido de la historia, pero no por tu narración, creo que es muy buena, lo que pasa es que ya ves, soy muy lenta qué le vamos a hacer.

    Las imágenes se complementan muy bien con el texto y creo que el ritmo es muy favorecedor.

    Por cierto, disculpa el que no haya podido haberme pasado antes, pero aquí estoy dejándote mi pequeño comentario y agradeciéndote que hayas compartido tu escrito.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...