domingo, 14 de agosto de 2011

Los herederos de la Tierra (VIII)

¿Por qué me duele el corazón?


Hay veces que me duele el corazón, ese dolor, generalmente diluido entre tantas alegrías que la vida me ofrece y yo disfruto.

Pero cuando mis ojos y mis oídos no entienden las ostentaciones de quienes pregonan la pobreza como camino, quienes sermonean desde púlpitos de oro la bendición de ayudar a los necesitados, de ser compasivos y solidarios con quienes menos tienen; y luego, gastan millones para ver a un solo hombre; entonces me duele el corazón.

Pero no me duele por quienes gastan, por quienes figuran, por quienes mienten para seguir ostentando el poder que su condición humana les ofreció en vida y que nada significa en la vida eterna que anhelan; me duele el corazón por los que siguen quedando fuera de esa salvación comprada con una hipocresía dorada, por los que siguen muriendo de hambre cada minuto, por los que siguen enfermos y sin esperanzas, por los que son descuartizados en las guerras olvidadas, ahogadas sus súplicas de justicia entre sangre y dolor, por todos los olvidados, proscritos de fe o de condición, de ideología o género.


Porque sé, de lo poco que sé, que si Dios existe, estaría con ellos, sufriendo, sangrando y muriendo; sin entender, sin esperar ser salvado por los que creen creer en Él.



Foto: Cardones. Tomada prestada* de la web oficial del  Patronato de Turismo de Furerteventura
* El préstamo de este material lo hago sin autorización de su titular. No pretendo dañar ningún derecho reconocido a sus autores y si estos consideran que no deben figurar en este blog, ruego me lo notifiquen a fin de retirarlos a la mayor brevedad posible.

11 comentarios:

  1. te acompaño en el dolor, a mí con la visita del papa me duele el corazón, con el hambre en Somalia me duele el corazón, me duele el corazón con la insolidaridad de la gente, pero me temo que no hay pastillas para estos dolores, falta humanidad y cordura, simplemente.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana, gracias por tus palabras.
    No se me esconde que esta clase de entradas pueden herir muchas sensibilidades, promover incluso, malestares o algo más fuerte. Pero si las hago es precisamente para fomentar un diálogo abierto sobre temas tan espinosos.
    ibso

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo: Todos los que tienen un corazón sensible como el tuyo, entre los que me encuentro, hace dias que nos duele el corazón, por no decir que el alma también la tenemos herida. Duele el corazón, por tantas cosas; Por la hambruna, por las constantes y sanguinarias guerras, por todas las injusticias, que padecen los oprimidos. Por el lujo y la prepotencia de los poderosos. No acabaríamos, es una letanía que no tiene fín. Es una verdadera retahíla, un rosario de cosas que funcionan mal.... Ibso me duele el corazón!!!

    ResponderEliminar
  4. Preciosa entrada Ibso y , si es cierto que hieres, según contestas en el comentario a Ana, también Jesucristo hería a los fariseos y expulsaba a los mercaderes del templo. Porque son, realmente "sepulcros blanqueados"...

    ResponderEliminar
  5. Ibso
    El mismo sentimiento comparto.Me produce tanto cansancio ver que las cosas siguen igual de mal, ver que la iglesia y los gobiernos están apartados de la realidad doliente de tantos seres que mueren a miles por hambre,(¿acaso eso no es también un asesinato?), por enfermedades que son curables, por guerras "matanzas"diria , siempre por intereses.
    No hace falta ir tampoco muy lejos en nuestro propio pais hay en cada provincia muchos barrios marginales, personas que nunca tendrán la oportunidad de tener una vida medianamente digna.
    La cabeza visible de la iglesia catolica, es la primera que ostenta la opulencia, ahora acude en honor de multitudes y me da verguenza y tristeza en el corazón contemplar ese espectaculo.
    Te sigo.

    ResponderEliminar
  6. A toda persona con dos dedos de frente le duele el corazón y el alma -donde quiera que se encuentre- ante las realidades que nos está tocando "conocer" y muchos hasta vivir...
    el tan traído y llevado "estado del bienestar" ha creado unos monstruos que se han añadido los ya existentes... El hombre sigue siendo el peor enemigo del hombre

    un abrazo solidario

    ResponderEliminar
  7. Amigo Ibso , anoche hicieron un documental respecto a todo el programa y diversos actos que realizaran por el motivo de la llegada del papa , y luego entrevistaron a algunos párrocos que denominaron de zonas más marginales de madrid por disponer de nivel adquisitivo más bajo , y comentaron sobre lo que pensaban de todo ello ,y dijeron que debería de haber menos opulencias y casi que diría que la conclusión de ellos era una síntesis de lo que tu has explicado en tu entrada de hoy.La verdad , en ese momento me quede muy pensativa ...se daba a conocer en el documental las dos caras de la moneda .
    Y tienes muchísima razón duele en el corazón y en el alma ver ciertas cosas y es que los verdaderos valores sociales de la humanidad cada vez son más escasos.

    Un Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Querido Ibso, Duele mucho el corazón a diario, duelen los ojos, los oídos, las manos, duele mucho la garganta al no poder expresar todo lo que oprime tan brutamente al corazón.

    Duelen esas visitas, y muchos otros despilfarros, mientras tanto pequeñito hoy comerá de nuevo sólo aire, como mañana y pasado mañana y como siempre, hasta que mueran tan inexistentes e invisibles, como han estado desde que llegaron al mundo.

    A mi me duele ser tan pequeña... porque no puedo lograr ningún cambio para que las realidades sean más justas, ni aunque me desgañite y desangre clamando, pues quienes pueden lograrlo son gigantescamente monstruosos y sordos a nuestras súplicas en todos los tonos.

    Porque entre los visibles y los invisibles, nos separa un abismo infranqueable, que es precisamente el de la inexistencia de los que no somos ricos.

    Sufrimos muchos millones de "inexistentes" para que unos cuantos vivan como dioses.

    Un abrazo solidario a tu sentir.

    Sé muy bien lo mucho que te duele, porque a mi me duele todos los días también.

    ResponderEliminar
  9. Querido Ibso, de sobra conoces mi actitud, solo tres palabras. Te acompaño en el sentimiento.
    Si bien, he de reconocer, no se si debido a la edad y demás circunstancias, que ya no creo en esa proyección humana tan necesaria para la supervivencia. Beso, hermano.

    ResponderEliminar
  10. Duele el corazón con las injusticias, desigualdades, violencia, terrorismo, hipocresía, mentiras, hambre, duele el despilfarro, porque el corazón de los humanos es sensible y duele y se sufre con tanto dolor que se transmite alrededor.

    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
  11. A mi también me duele el corazón, me duele que Jesús sintiera repugnancia porque se adoraba al Becerro de Oro, y ellos son los primeros que lo adoran. Predicar es una cosa y hacer es otra muy distinta. Tal vez por estas cosas y otras no sea creyente, por lo menos con este dogma.

    Un saludo.

    ResponderEliminar