jueves, 17 de marzo de 2011

Los herederos de la Tierra (Gaia) (IV)

Estamos viviendo días aciagos, no es solo mi percepción (que podría ser sesgada), es la de muchos.

Hay dos cosas de este mundo que siempre me han producido mucho temor: la guerra y todo lo relacionado con la energía nuclear. Lo primero por motivos obvios, lo segundo por entender que estamos jugando como niños con algo verdaderamente peligroso, no solo para nuestra generación, sino para todas las que vendrán luego. Pero estos temores no son por mi propia supervivencia (hace años que acepté mi mortalidad como algo inevitable), mis miedos son por los que quedaran, por los que sufrirán nuestros errores, nuestra soberbia, nuestra avaricia...

Dice un dicho español: "más vale malo conocido que bueno por conocer". Y eso es lo que está pasando con el país de Libia (uno más). Mientras una población mal armada (que tuvo que recurrir a la fuerza para defenderse de los bombardeos indiscriminados sobre mujeres, niños y ancianos) se enfrenta a una más que previsible derrota en su lucha por la democratización del país, por la libertad, por librarse de un dictador y un asesino que ha subyugado a la nación durante décadas con el beneplácito de las demás naciones, compradoras o no de su petróleo, ese mismo petróleo que le ha permitido a este personaje y a su familia contratar fuerzas de élite extrajeras para masacrar al que debería ser "su pueblo"; el resto de las naciones "democráticas" tardan en ir en su auxilio (seguramente por imperativo de unos pocos). Y dentro de poco, cuando el pueblo haya sido masacrado, el tirano vuelva a sentarse en su trono de sangre roja y negra, el petróleo volverá a bajar, llenaremos el depósito de nuestro coche a un precio razonable y todos olvidaremos (interesadamente) el coste real de nuestro modelo de vida.

Dice un refrán: "la estupidez insiste siempre" Albert Camus (1913-1960) Escritor francés. Hay terribles antecedentes de lo que puede significar el uso de la energía atómica, ya sea como arma o como medio de obtener energía. El pueblo japonés es el único país del mundo que ha sufrido las dos. Algunos dicen que es una manera barata de producir electricidad y los riegos son asumibles en comparación con los beneficios. ¿De verdad alguien se puede creer esto?. Si al coste tangible de producción se le suman los intangibles de los riesgos (que incluyen los almacenamientos de los desechos que deberán perdurar durante miles de años hasta que dejen de ser peligrosos) resulta ser el combustible más caro (y con mucha diferencia). ¿Por qué entonces muchos países siguen apostando por él?. ¿Nuestra necesidad de energía es tan grande como para asumir estos riesgos?.

Los intereses de las naciones son su perdición. La gran mayoría de los ciudadanos de cualquier pais, pobre o rico, antepone su bienestar individual al colectivo. Y, aunque es cierto que existen individuos que empiezan a tomar conciencia y sacrifican algo de lo que les sobra (acto de JUSTICIA), aún es muy raro que lo hagan pensando a escala global, casi todos nos quedamos en nuestro propio país.

Solo con una sola nación llamada TIERRA, sólo con una sola ciudadanía (todos los seres humanos), solo cuando todos tengamos los mismos intereses, los mismos derechos, los mismos recursos,... podremos avanzar hacia LA UTOPÍA.


Esta es la mayor EVOLUCIÓN a la que se enfrenta la raza humana.

Imágen: Arco de lava en Charco Manso. Cabildo Insular de El Hierro. http://www.elhierro.es/

12 comentarios:

  1. El problema es ese. Es solo una utopìa.

    Kadafi es solo uno de los mounstros que crearon los yanquees para beneficio propio.

    Ya les llegarà el momento de pagar.

    El drama, es que hacer mientras tanto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y yo me planteo quién gobierna por encima de los gobernantes, qué poderes que no conocemos son más fuertes que aquellos a los que elegimos.

    ResponderEliminar
  3. EL GAUCHO SANTILLAN: Todos somos un poco utópicos, ¿no crees?.
    Personalmente yo he firmado el escrito dirigido a la ONU ( a través del enlace de Avaaz.org que puedes encontrar a la derecha de mi blog) con la premisa de que cierren el espacio aéreo Libio.

    A medio plazo, podemos instar a nuestros gobiernos a depender menos de los combustibles fósiles (e invertir por energías limpias y sostenibles), porque por ellos se crean y mantienen estas injusticias. Si no hay demanda no hay comercio.

    Un abrazo amigo.

    MARIAJESUSPARADELA: Hombres, solo hombres (y mujeres). La forma de identificarlos es siempre la misma, porque su motivación nunca varía; hay que preguntarse: ¿quién se beneficia con esto?.

    Un abrazo mujer afortunada, que conoce personalmente a tan buenos escritores.

    Gracias a los dos por conversar en el camino.

    ResponderEliminar
  4. Tu post de hoy me gusta mucho por su nobleza y por la sinceridad que se trasluce al leerlo. Esta escrito con el corazón, y eso es digno de aplauso.

    Dos cosas, amigo Ibso:

    1.- Tema de libia, Gadafi y resto de consideraciones: completamente de acuerdo.

    2.- Tema nuclear: de acuerdo al 80 %. las pequeñas diferencias, amigo, las podrás observar en el post que publiqué ayer sobre la "tranquilidad en las situaciones de crisis".

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Ibso, aunque imposibles, debemos seguir creyendo en utopías; es -tal vez- lo único que nos distingue de los fanáticos.

    Secundando tus palabras... no me extrañaría que dentro de poco veamos al asesino libio (no quiero escribir su nombre) reunido con otros mandatarios y todos juntitos riendo 'en amor y compaña' de los intentos vanos de liberarse el pueblo libio y los demás pueblos sometidos. Nosotros -los que vendemos la conciencia por unos litros de gasolina- tendremos otras desgracias para 'entretenernos'.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Ya nos gustaría a más de uno pero yo me pregunto quien gobierna esa utopía cuando los políticos en curso son los peores aliados de la insensatez?

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me pregunto ¿no será que luego de todo ese caos donde hoy vivimos a causa del egoísmo exacerbado del hombre y su desmedida ansia de poder, llegue un día a su fin, por causas ajenas a la voluntad del hombre? Las tragedias obligan a la solidaridad, tenemos los ejemplos de Haití, Chile, ahora Japón que son muestras de ello. ¿Qué esperamos para despertar, otra tragedia mayor?
    Ojalá tu "utopía" deje de serlo y algún día por imposible que parezca ahora, se haga realidad, sé que es el sueño de muchos también.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. querido Ibso que dificl es que que la utopía venza al poder de D. dinero ,pero tenemos que continuara intentando lo ,por nosotros y por las próximas generaciones .

    Unbesazo

    ResponderEliminar
  9. Llego tarde a propósito, para poder leer tu entrada con atención. Evidentemente estamos de acuerdo, cualquier persona con sentido común lo estaría.
    Luego me sitúo desde el pto. de vista social y económico. Lo ideal sería ir cambiando sin pausa y con toda la prisa que nuestras estructuras sociales nos lo permitan hacia energías limpias. Eso si, habría que concienciar a la población actual e inmediatamente futura que tendría que renunciar a muchas de las comodidades, por no mencionar caprichos, a las que está acostumbrado en favor de su futuro en Gaia.
    Un pueblo con cultura de unidad y sacrificio lo podría conseguir: llamese Japón. ¿Y nosotros? Sinceramente, hasta donde he visto, tengo poca fe, los cambios o se producen a costa de sacrificios o sacrificios obligados nos harán cambiar a la fuerza. Me parece triste y a veces la tristeza me invade hasta puntos de cobardía y renuncia a seguir viviendo en este planeta.
    Pero es lo que hay, y si me agarro al concepto que no somos más que un grano de arena en el desierto, se me disipan las nubes y acepto todo lo que venga en silencio y sumisión, total, solo soy un grano de arena, o menos. ¿Qué más dara? Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos que contribuir a cuidar la tierra, y no a destrozarla, porque será la herencia de nuestros hijos, de nuestros nietos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola, te vi como seguidor del blog de un amigo y decidí visitarte, me pareció muy bueno tu espacio, así que voy a quedarme por aquí como seguidor también.
    Si no te parece mal, te invito a pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. CORNELIVS: Hay cosas que dejo al corazón que las exprese ya que no me siento capaz de hacerlo de otro modo por los escasos conocimientos que tengo. Me encanta que no estés totalmente de acuerdo con algo que digo y te agradezco que me lo comentes, de esta manera me esfuerzo más por comprender, revisar mi humilde pensamiento y cambiar mi criterio si fuera erróneo. Un fuerte abrazo amigo.

    MARILUGH: Somos esclavos y no lo sabemos. Pero hay muchos que ni siquiera son esclavos: no son nada, porque a casi nadie les importa.
    Siempre he creído que cada cierto tiempo nace alguna persona capaz de transformar la realidad, de mejorarla, de servir de ejemplo para los demás con su amor, con su vida. Pero me planteo que pasaría si ese niñ@ nace en un país donde la injusticia, el hambre, la violencia, la enfermedad o cualquier otro mal haga que nunca lleguemos a saber de él/ella y nunca pueda desarrollar el bien para el que vino a este mundo. Es solo una reflexión. Un abrazo.

    40AÑERA: Supongo que quisiste decir “los mejores aliados de la insensatez”. Los políticos son seres humanos, con todas sus virtudes y todos sus defectos. Hay algunos que comprenden y ponen en práctica eso de que “el poder debe estar al servicio de todos y no al de unos pocos”. Un abrazo.

    CARMEN ROSA: Una “utopía” es un sueño que necesita más de una generación para poder realizarse. Por eso, esta no es solo “mi utopía”, sé que es la de muchos, sé que continuamos el camino que otros emprendieron y tengo la firme convicción de que será real, aunque no llegue a verlo. ¿Hay algo mejor en lo que tener fe?. Un abrazo.

    ANUSKY66: Puede que no haya que vencer a D. Dinero. ¿No es mejor estrategia usar la avaricia para mejorar el mundo?. Te pongo un ejemplo: El coche eléctrico es una realidad cercana, los constructores de automóviles no se deciden por considerar que no hay mercado. Si hubiera un millón de personas dispuestas a adquirir un vehículo eléctrico, sacrificando las grandes velocidades, las incomodidades iniciales para la recarga, la baja autonomía o el coste superior al coche de combustible fósil, seguramente pronto veríamos coches totalmente eléctricos en la calle: el mercado intenta cubrir siempre los nuevos nichos de negocio. A medida que otras empresas construyeran coches eléctricos, aumentaría la competencia, aumentaría el mercado, se abarataría el producto y se mejoraría la tecnología. No es tan difícil este paso para la utopía ¿verdad?. Un abrazo grandote.

    EMEJOTA: ¿Crees en el Karma?. Durante algún tiempo me sentí desorientado, desubicado, veía muchas cosas que me resultaban erróneas, sentía que algo no andaba bien en la realidad inmediata que me envolvía, no me refiero a mi vida personal, donde siempre he tenido mucha suerte, me refiero a algo más general y más difuso. Me sentía impotente y no podía expresarlo con palabras y que alguien me comprendiera. Escribir en este blog es una ayuda, al poder expresarme por escrito y leer las reflexiones de los demás es un intercambio de ideas y sabiduría increíble. A la ves me esta sirviendo de retroalimentación, empiezo a hacer pequeñas cositas.
    Hay mucho que ganar, mucho más que lo que podemos sacrificar en un principio.
    Un fuerte abrazo.

    MARÍA: Llevo 8 años viviendo en un piso, en una comunidad de ocho viviendas. Antes siempre había vivido en una vivienda unifamiliar, pero desde que vivo aquí he aprendido una cosa: mi casa empieza en el portal.
    La mayoría de los países consideran “su casa” únicamente a su propia nación descuidando, ensuciando, maltratando todo lo que está fuera de ella. Pero esto no es sostenible, aparte de no ser JUSTO. Un abrazo.

    HUMBERTO DID: ¡Bienvenido a mi casa!. También te sigo. Un saludo.

    Gracias a tod@s por conversar en el camino.
    Ibso.

    ResponderEliminar