sábado, 21 de octubre de 2017

Nación de naciones


Earth Day 2017 - 4K Earth Views From Space



Cuando nací mi nación fue durante muchos años mi casa y sus ciudadanos: mi familia.



Mientras crecía mi nación crecía conmigo. Primero el barrio, luego el pueblo, el municipio, la isla, la provincia y la comunidad. Vivo lejos del territorio peninsular, así que el concepto de nación siempre me resultó un poco extracto.

Pisé la capital del reino con poco más de veinte años y, la verdad, no encontré grandes diferencias con mi pequeño mundo insular. Es cierto que todo era más grande y había más de todo, pero las gentes tenían los mismos afanes, los mismos miedos, las mismas ilusiones y te clasificaban como lo hacíamos en mi tierra con los que venían de fuera: ¿eres sudamericano?, me preguntaron varias veces al escuchar mi acento.



Luego viajé a otros países y salvo por detalles como costumbres o modismos locales, no reconocía nacionalidades al primer golpe de vista. Tenía claro que era yo el extranjero y que la mayoría de las personas que me rodeaban eran los nativos pero, antes de oír su idioma, resultaba difícil saberlo (a veces ni con eso). De ideologías, credos, filosofías o cultura mejor ni hablar, se requiere mucho más tiempo y confianza para saber esos detalles de otra persona.

Mi nacionalidad se diluía a medida que mi mundo se agrandaba. 

Soy español pero, ¿qué significa realmente ser o pertenecer a un país? ¿Tener un mismo idioma, una misma cultura, un gobierno, un marco legal común, vivir dentro de unas fronteras, poder ejercer la soberanía frente a otros países? En una nación pueden existir varios idiomas, diferentes culturas, los gobiernos y las leyes no son inamovibles, al igual que no lo son las fronteras, y la soberanía hace mucho que está condicionada a elementos globales como la economía o la geopolítica.

¿Qué significa pues pertenecer a un país? Podemos apelar para explicarlo a símbolos como la bandera, a sentimientos como la patria, al orgullo de encontrar rasgos o aptitudes que nos diferencian y nos hacen destacables frente a otras naciones, a creencia morales superiores o a ideologías políticas más justas e integradoras. Pero, ¿realmente podemos diferenciar o dividir a los seres humanos por estos rasgos? ¿No hay suficientes ejemplos en la historia de la humanidad de lo peligroso y trágico que puede llegar a ser hacerlo o siquiera a intentarlo?

Llegado a este punto de mi vida, ¿sabéis que os digo?: que no soy canario, ni español, ni europeo, prefiero ser ciudadano del mundo. De esta manera no necesito buscar lo que me diferencia del resto de los seres humanos, no necesito buscar culpables a mis infortunios en los extranjeros o inventar (o ahondar en) un maltrato histórico para justificar que estaré mejor solo, separado.

Seguiré viviendo en esta pequeña isla, rodeada por el mar, donde se pueden ver las estrellas brillar en el cielo nocturno, donde acogemos a los cercanos y a los que vienen de lejos, donde miramos a los ojos cuando preguntamos el nombre. Donde buscamos lo que nos une como hermanos y hermanas, aunque no nos entendamos cuando nos hablamos, aunque nuestro color de piel sea diferente, aunque nuestros dioses no se conozcan o nuestras costumbres y culturas aún no se hayan enriquecido mutuamente.

Porque todos podemos ser y somos ciudadanos del mundo.




17 comentarios:

  1. Claro, uno se puede sentir como quiera o bien le parezca, y no sucede nada...siempre y cuando que se respeten las leyes vigentes, y si no se respetan, hay que atenerse a las consecuencias, como sucede con casi cualquier delincuente, que ya se sabe que eso de que la Ley es igual para todos es cierto, pero lo que no son tan iguales son las sentencias, por supuesto que no vale inventar leyes e Historia a la medida que nos convenga para que por narices hagamos lo que nos salga del arco de triunfo, no, eso ya no cuela... :)
    Salud

    ResponderEliminar
  2. Las leyes son un raciocinio del comportamiento humano que intenta pautar conductas, costumbres o actividades, definiéndolas como delictivas, sancionables o sencillamente perjudiciales para la convivencia y perduración de una sociedad.

    Cuando una sociedad o parte de esta siente que las leyes o parte de ellas son injustas, se puede producir el desacato general, la insubordinación e incluso el intento de secesión. El gobernante sabio no debería imponer el imperio de la ley sobre el sentimiento de agravio de su pueblo (o parte de él). Cuando la justicia se vuelve rígida y ciega, comienza a ser injusta, y este sentimiento de injusticia (o quebrantamiento de la ley) lo que se está usando en uno y otro bando para alentar en los ciudadanos de un país la confrontación, la intolerancia e incluso el odio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Aquellos que no quieren ser cola de león son los que a ti te considerarían godo. Son tan, tan que no aceptan a nadie que no sea como ellos, no les gustan los andaluces, ni los murcianos, ni los gallegos, de esta tierra patria solo se llevan bien con los vascos, por lo tanto allí serias un “ciudadano del mundo” de segunda. Si te leyeran y te hicieran caso no ocurriría lo que ha ocurrido, ¿porque que mas da vivir en un país con un nombre y bandera que en otro si somos ciudadanos del mundo; por cierto los impuestos no reconocen esa hipótesis. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero esos de los que hablas están en cualquier comunidad de este país, y de cualquier otro.
      ¿Te das cuenta como se manipula la percepción de nuestra realidad?
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Diría que es parte del pensamiento de tu blog, es un principio para una utopía.
    Encuentro que tiene sentido.
    Y creo que pasa algo de eso en la blogosfera. Este jueves, un relato es un ejemplo de eso, donde no importan las naciones de quienes escribimos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea de una nación de naciones no es mía, Demiurgo. Es algo que ya se está surgiendo, aunque queda mucho camino por delante y seguramente no será la solución a todas nuestros problemas.
      https://es.wikipedia.org/wiki/Fase_planetaria_de_la_civilizaci%C3%B3n
      Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  5. Me ha parecido un argumento lo suficientemente claro para entenderte y te doy las gracias , pq a veces es poner un poco de orden a todo lo que nos rodea , creo que has dado en el clavo , ojalá todos lo vieran así , la vida sería mucho mejor .
    Gracias y buenas noches un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En un mundo cada vez más global es muy difícil mantener la identidad de "un pueblo". Por ello sería más lógico formarnos una identidad de raza y enriquecernos todos con nuestras respectivas culturas e historia. La definición de "humano" tiene más sentido que la definición de cualquier nacionalidad.
    Un abrazo y gracias por conversar en el camino.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ibiso , en teoría deveria de ser así , pero lo que pasa es que hay factores , que n dejan que sea así .
    Ya que una de las pates son él poder , la globalización , la politica , etc. Una buena entrada digna de ser reflexionada . Saludos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente hay muchos intereses y condicionantes que van en contra de una nación global, pero ya empiezan a verse indicios: la comunicación global (internet), la economía global, la conciencia del cambio climático...
      Los países están cada vez más interconectados, dependen cada vez más unos de otros y surgen problemas que son imposibles de resolver únicamente dentro de una frontera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Ser español americano o francés . Significa estar agradecido a ese país que has nacido jugado crecido estudiado lo que has podido y algunos casarse y tener hijos.
    creo que ses país se merece siempre un agradecimiento por poder haber conseguido todas esas metas. Conozco parte de Las Canarias canarias,Santa cruz de Tenerife,y Las Palmas de Gran canarias donde por trabajo estuve bastante tiempo dejando grandes amigos y amigas ,y aun habiendo pasado muchos años las recuerdo con alegría.He podido pasarme por haberte visto en otro blog. El mio tengo una avería y me desaparecieron todos mis seguidores y cuando cuelgan comentarios no los veo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo jamás he dejado de estar agradecido por nacer donde he nacido, agradecido y afortunado.
      Pero estoy mucho más agradecido por nacer en un planeta con agua potable, con atmósfera respirable, con una diversidad biológica suficientemente variada,...Esto es lo básico para que existamos. Pero en las sociedades de Naciones fascinada es más difícil hacer frente a problemas globales como la contaminación, el calentamiento del planeta, los desmanes de las multinacionales,...
      Las ciudades estado de Grecia no tendrían sentido hoy en día, como no tendrán sentido los estados actuales en un futuro no muy lejano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Los poetas sois necesarios, y los utópicos, y la buena gente y los ciudadanos del mundo. Simplemente, respeta las leyes, y disfruta de tu mundo interior.
    "La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma. Y de igual manera son todas las virtudes".
    Cicerón.

    P.D.: No sé que significa "...", perdona mi falta de imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.

      Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

      Eliminar
    2. Una gran reflexión, por eso seguramente es por qué no espera ningún premio.
      Ahora es conversación común en nuestra sociedad española todo esto que se plantea en tu entrada y los comentarios, una dicotomía producida por unos hechos recientes bien conocidos. Si es bueno o malo para nuestro entorno lo habrá de decidir la Historia.

      Eliminar
    3. La justicia es un concepto, una idea común a muchos. En la mayoría de los casos definimos "lo justo" como lo contrario a su antítesis: "lo injusto". Y hacemos las leyes para evitar la injusticia, pretendiendo que si anulamos o castigamos todo acto injusto tenemos una sociedad más justa.

      Pero olvidamos que la idea de justicia es vaga y voluble, ya que dependerá de la sociedad que la aplica o que aspire a ser “justa”.

      Y por último, para complicar aún más el tema, hablamos de personas, de sus reglas para la convivencia, para la paz social, personas con su moral, con un ideario para ellos justo, que actúan y hacen actuar a otros con pautas que “para ellos” son justas.

      Muchísimas gracias por conversar en el camino.

      Un abrazo

      Eliminar
    4. Mira Ibso, esto lo digo sin ninguna ironía, eres una persona tan sesuda y racional que esto que dices no lo van a entender en Cataluña y, entonces, no hemos hecho nada, a mi no me tienes que convencer de todas esas verdades y buenas intenciones que defiendes con rectitud y bonhomía. Ni siquiera voy a entrar en quien tiene más razones para hacer el hijoputa pero permíteme una sentencia: nos odian a los españoles.
      Pero, espera ¡veo la luz!, como para ellos "es justo" entonces acabo de descubrir que el hijoputa soy yo.
      Gracias por conversar, y convertir, en el camino.
      Soy converso. A la mierda la Historia. Sus causas son justas.

      Un abrazo.

      P.D.: Bromas aparte, si supiera la mitad que tú les iba a dar un repaso a los independentistas catalanes que se iban a cagar, como el cagonet ese que tanto les gusta, hablando del cagonet y sus tradiciones, algo hay que reconocerles, para las fiestas y esas cosas son estupendos, donde esté la Diada que se quite la Feria de Abril, las Fallas, los Sanfermines, los carnavales canarios, los de Cádiz, el bando de la Huerta..., eso por no hablar de sus típicos Bous al carrer. Lo más.

      Eliminar

LinkWithin