viernes, 21 de septiembre de 2012

Este jueves relato: teatro, máscaras y apariencias

EL VALOR DE LA UNIDAD

PARTE I: HELIOS
  1. El Fénix 
  2. Máscaras: el nacimiento de "M.A.D.R.E."



PARTE I: HELIOS 


Capítulo 2º
Mascaras: el nacimiento de "M.A.D.R.E."




 Principio del siglo XXI. En alguna parte de Siberia.



- Estúpidos humanos - sonrió con aquella mueca aprendida de los terrícolas -  Creen que podrán detenerme. Sólo me han obligado a adelantar la fase final.

La nave, enterrada a más de cincuenta metros de la superficie helada, mantenía la vida de un único tripulante: un ctóniciano; seres de inteligencia muy desarrollada y vida extremadamente longeva y, sin embargo, esclavos.

Llevaba mucho tiempo en aquél planeta, extendiendo su tela de araña, influyendo y manipulando el destino de la raza dominante con un fin claro: su destrucción. No era nada personal pero era irremediable.

Pronto, este sería el quinto planeta que habría destruido, siempre de la misma forma, siempre para “alimentar” a sus dueños.

Se levantó, había estado trabajando ininterrumpidamente desde hacía tres días. No necesitaba dormir, pero su parte biológica era delicada y tenía que ejercitarla y alimentarla con asiduidad. Al fin M.A.D.R.E. estaba terminada, configurada y había sido difundida por toda la red planetaria. Pronto el control sería irrevocable.

-         Es hora de recibir a los invitados – masculló irónicamente mientras se acercaba al expositor.

Con un gesto de sus ojos interrumpió el campo de energía que protegía su colección de máscaras. En un extremo estaban todas las que había adquirido en los últimos tres mil quinientos años en aquel planeta que los humanos llamaban Tierra, todas originales.

-         Creo que esta es la idónea para la ocasión – dijo al tiempo que cubría su verdadero rostro con una máscara dorada de la época de Ramsés I. – Siempre me ha maravillado esta necesidad de todas las razas con insipiente inteligencia por cubrir sus rostro, ya sea en vida o tras la muerte. Cómo si nunca estuvieran contentos con su apariencia o quisieran ser algo distinto a lo que son.

Hizo otro gesto y la barrera volvió a conectarse con él dentro. En ese instante se produjo la explosión que estaba esperando y una unidad secreta formada por los soldados mejor entrenados del mundo irrumpió en la sala disparando sin parar.



Safe Creative #1109019965740

 Más relatos en donde Neogeminis

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Este jueves un relato: ojo por ojo (microrrelato)


-Uno, dos, tres... desangrados, troceados y listos. Aún no cuadra... falta uno – y hundió el cuchillo en el pello del que esperaba.

-Ahora sí, completo.

Era obsesivamente puntilloso con la comida.

-¿Cómo pudieron invitarme a cenar y darme aquella bazofia? – recordó mientras terminaba los preparativos.

El timbre sonó justo cuando añadía el veneno.

-¡Ya es la hora! – sonrió – Ojo por ojo o..., en este caso: pato por pato.