martes, 17 de mayo de 2011

Libertad: ¿utopía o realidad?

Hoy os propongo un debate, el tema sencillo, las opiniones presupongo que muy variadas. La pregunta para comenzar este diálogo virtual es la siguiente:

¿Somos libres?

No me refiere a si nos sentimos libres, sino a si lo somos realmente.

Se acepta cualquier formato para la respuesta, se permite (y desea) el debate amistoso o acalorado (dentro de los límites que la educación y el respeto marcan), se puede incluso hacer referencia a una entrada de otro blog que hable sobre el tema. La idea es compartir, dialogar, comprender y sobre todo, avanzar.

Gracias de antemano por participar.



Nota: olvidé comentar que este es un post abierto, no tendría mucho sentido si así no fuera. Para los que no sepan a lo que me refiero, lo explico: Todos los comentarios que se hagan (si no se especifica lo contrario) se incluirán en el texto de la entrada, indicando además de su autor, su blog y el enlace al mismo.

Además he de indicar que mi participación en el debate será puntual, como moderador (si es necesario) y como otro comentarista, ya que no conozco la respuesta a esta pregunta y me interesa mucho más lo que me decís.


Emejota de “Otoño casi invierno” dijo:
Me toca la primer, vale, ahí va. Somos libres dentro de la estructura que nos defina, eso significa que desde unos ptos. de vista sí y otros no, como toda polaridad que se precie. También depende de la "flexibilidad" de eso que he dado en llamar estructura.
Es como preguntar qué somos: para nuestra familia, para el país, para el continente, para el planeta, para la galaxia, para nuestro universo..... y así indefinidamente. Solo un tipo de energía con una dinámica mas o menos definitoria y claramente interdependiente. Beso manito.

Estoy justo en el momento de descanso para tomar un tentempie y cuando esto ocurre tras larga jornada laboral...pues qué quieres que te diga...me siento libre como el viento. Pero solo es sentimiento,porque en realidad pienso,siento y sé-creo-que no somos libres en absoluto, que todo es una ilusión proyectada de los de arriba que nos manejan como títeres. Aún así...quiero creer que en cierto modo sí que lo somos para algunas cosas, en algunos instantes y respecto a algunas cosas. O eso nos dejan creer,porque...piénsalo...¿somos libres si ni siquiera tenemos elección al venir al mundo? A partir de ahí... Besos.

Eva de “Escort Madrid” (No apto para menores) dijo:
Nos dicen que somos libres y nos lo creemos porque como nunca hemos vivido libres de verdad no sabemos lo que es. Los lobbies nos tienen comida la mente y somos como ovejas que siguen al pastor o como perros a sus dueños, aunque nos apaleen estaremos siempre detras de ellos porque necesitamos un amo que nos guie. El problema es que cuando uno se da cuenta de esto deja de ser feliz y pasa como cuando has sido creyente y dejas de creer. Te sientes vacio.


¿Somos libres?... es la pregunta que lanza Ibso. Y no, no somos libres la mayoría, aunque me encantaría decir que Si. El mayor poder del ser humano es el de la "Elección". Todos los días tomamos multitud de decisiones, algunas importantes, muchas vanales. Pero realmente son con libertad?. Pocas personas tienen el trabajo que quisieran (si es que lo tienen). Muchas conviven porque las condiciones económicas no les permiten otra cosa. Otras muchas tienen limitaciones físicas, psíquicas que no les permiten mejorar su calidad de vida. Por ello, si tienes trabajo, vives a gusto solo o con tu familia, y no tienes problemas graves físicos o psíquicos... eres un afortunado, y sobre todo, disfruta de ello y de la libertad que te da. Abrazo. Jabo


El Gaucho Santillán de “Este Gaucho escribe cosas raras” dijo:
No lo somos. Nos esconden la verdad, y solo la verdad nos hace libres. Triste, pero cierto. Un abrazo.

Ysupais de “Ysupais” dijo:
Pues NO no somos libres, porque los actos que hacemos con esa supuesta libertad nos retrotaen a "encadenamientos" siendo un circulo vicioso esto de la libertad. Pienso que la libertad es un sentimiento, limitado, como todos ellos, que a veces se ve cumplido y seguidamente coartado. Saludos buen debate.

Tenemos responsabilidades elegidas y responsabilidades impuestas,por tanto somos libres a ratos.Estamos dentro de una sociedad materialista y consumista,ello nos marca bastante.La verdadera libertad hemos de sentirla en el espíritu y éste adolece de falta de tiempo y dedicación.El cuerpo nos limita y nos olvidamos que somos personas de cuerpo y alma,hemos de cuidar ambos,ejercitarlos y mantenerlos sanos para disfrutar de cierta libertad y plenitud. Te dejo mi gratitud y mi abrazo Ibso. M.Jesús

Mar Solana de “Mar adentro...” dijo:
Hola, Ibso, amigo :) ¡Me encantan tus propuestas, jejeje! ¿Somos libres? Uf, uf, uf, ¡vaya preguntón que nos traes, no es baladí, no señor!;D NO, no somos libres, Ibso; sin embargo, nacemos con esa posibilidad o ese potencial, totalmente abierto o por desplegar, como las fases de la luna o el amanecer... La vida, en general, tal y como la hemos "diseñado" los seres humanos, es una trampa en la que "caemos" cuando venimos a este mundo, pero de la que podemos escapar a medida que desarrollamos la consciencia y trabajamos en acrisolar nuestras más primarias emociones en sentimientos verdaderamente evolucionados, H U M A N O S ... La consciencia es LUZ, la mente es la trampa, Ibso... Besos con sabor a LIBERTAD...

Maria Jesús de “Paradela de Coles” dijo:
Me siento bastante libre porque he dejado de ver la tele y de consumir, pero hay cosas en las que no me queda más remedio que estar encadenada (un horario de trabajo, un temario concreto, etc). Ser libre conlleva además la terrible responsabilidad de tener que elegir.

MariluzGH de “Diario de un loco” dijo:
No somos libres completamente, pero no somos nada al completo, ni siquiera humanos... por tanto, somos libres si sabemos discernir entre lo que nos esclaviza o nos libera y actuamos en consecuencia. Somos libres si nuestra libertad no depende de la esclavitud de los otros. Somos libres si sabemos vivir sin crearnos necesidades y obligaciones supérfluas... Me gustó el debate que casi convertí en monólogo dos abrazos

Nerim de “Cajon secreto” dijo:
Como la felicidad pienso que la libertad es algo muy personal y ambas tienen su tiempo y su espacio. No podemos ser libres continuamente como tampoco felices en todo momento. Soy libre si vivo lo que siento, si lo que sueño puedo hacerlo realidad aunque cueste, soy libre cuando amo, cuando rio y también cuando lloro, cuando protesto y cuando me reafirmo en lo que pienso. Dejo de ser libre cuando me dejo guiar por lo que dicen los demás, cuando me marcan lo que debo de pensar y como debo de actuar, cuando me dejo engañar y cuando dejo de pensar por mi misma y soy libre cuando con coraje y determinación me levanto y digo ¡no!, ¡basta ya! Soy libre en estos momentos en los que escribo este comentario tal y como me sale y siento, sin volver a releer lo que he escrito, soy libre porque elijo serlo.

Cornelivs de “Diario de Cornelivs” dijo:
Respuesta escueta donde las haya: "NO. Y NUNCA LO SEREMOS. LO DEMAS ES PURA UTOPIA,AUNQUE NO DEBEMOS RENUNCIAR A ELLA". Un abrazo.

40añera de “40añera Una Más” dijo:
Yo como todos me decanto por el no , no lo somos eso es una de las grandes utopías del hombre, algunos llegan a creer que lo son pero es un espejismo desarrollado por nuestras mentes para no reconocer esta dura realidad, ¡Jamás seremos libres!, para ello hay que saltar demasiado en nuestras vidas y francamente o estamos capacitados Un beso Ibso

Ibso dijo:
Estoy que me muerdo las uñas por decir algo...
Como dije antes, no voy a contestar a las variadas y ricas aportaciones al debate que estáis haciendo, ya que solo soy un aprendiz de la vida y prefiero escuchar y callar, a decir sandeces.
Dicho esto y visto que casi todos se han decantado por el NO (algunos con matices), quisiera hacer dos nuevas preguntas:

¿La falta de libertad genera opresión y/o viceversa?
Y si la respuesta es afirmativa: 
¿somos nosotros oprimidos u opresores?

Un hombre que murió cuando yo tenía 7 años dijo: "el arma más poderosa en manos del opresor es la mente de los oprimidos", su nombre era Steve Biko. Os dejo con una canción que siempre me ha impactado, incluso antes de saber que decía su letra:
PETER GABRIEL - BIKO por pierrot77

Mar Solana de “Mar adentro...” dijo:
Ibso, normalmente con un gobierno demócrata (en general, no hablo sólo de este país), la falta de libertad está causada por un estancamiento del pensar y de la consciencia, ello genera opresión, claro; pero no viene de fuera, esta opresión tiene que ver con la falta de voluntad del ser humano para conformarse con todo y que hasta los pensamientos se los den "enlatados"; aquí, claramente, la mente egótica y cuadriculada gana la partida.

En este sentido, la opresión del pensamiento o la falta de ejercitación de la consciencia genera una clara ausencia de libertad del individuo que nace con esa potencialidad en su camino evolutivo.

Somos oprimidos por la sociedad que hemos "montado" y opresores con nosotros mismos por NO QUERER APRENDER A PENSAR...

En efecto, la certera frase de Steve Biko, habla de ello: el opresor oprime al que no tiene las armas necesarias para no ser oprimido: EL PENSAR Y LA CONSCIENCIA. Más que una mente, yo diría que una voluntad débil es una gran oportunidad para el opresor...

Buenas noches, Ibso.¡Ah, por favor, no te muerdas las uñas! ¿sí? ;))

Sara O. Durán de “Sabor Anís Estrella” dijo:
Hola Ibso, no hay sociedades libres, pero en lo individual, podemos conquistar la libertad.
En ese sentido, yo soy libre ¿Por qué lo digo? Hago y digo lo que pienso y siento. No me afecta la opinión pública y no tengo apegos que me limiten.
Es una decisión con la que se aleja mucha gente, pero también llegan otras personas muy valiosas.
Todos podemos ser libres, si aceptamos prescindir de lo que no nos sea esencial.
Pareciera egoísta, pero es todo lo contrario. Al conducirnos como elegimos, vivimos plenamente, muy conscientes de lo que deseamos para nosotros. Las reglas del juego que es la vida, las ponemos nosotros. Y claro, Dios es quien nos pone todos los medios para alcanzarlo.
¿No te gusta tu trabajo? Renuncia consíguete otro.
¿No te entiendes con tu pareja? Termina esa relación en buenos términos.
¿No te agradas? Cambia lo que no te gusta de tí. Etc, etc.
Yo soy libre y doy gracias a Dios todos los días por permitírmelo.

José Vte. de “Ya que digo” dijo:
Nacemos libres, queremos ser libres, pero finalmente siempre hay algo o alguien que nos impide que lo seamos de forma efectiva.
Ser libre, en el amplio espectro de la palabra, significa hacer y decir siempre lo que deseamos, sin cortapisas y sin censura. Todos sabemos que eso raramente es así. El miedo a hacer daño a alguien con nuestra actitud o nuestras palabras, el miedo al que dirán, o simplemente el miedo a las consecuencias, impiden que disfrutemos de la libertad que nos es concedida cuando llegamos al mundo.

Creo que en parte también contesto a las siguientes preguntas que has propuesto. Somos opresores y oprimidos, por las mismas razones que he expuesto antes.

No somos todo lo libres que quisiéramos ser o sentir. La educación, según de que época, como la mía, se encargó de encadenar nuestras ideas y nuestros pensamientos... para salir de ello hay que trabajar y poco a poco ir logrando adelantos que se asemejan a la libertad real... y puedo asegurar que se saborea muy y mucho.
Saludos Ibso.

María de “Mi pluma de cristal” dijo:
Al ir a publicar mi comentario se me fue ni se sabe a dónde, y ahora tengo que volver a escribir lo que, más o menos escribí, a ver si me acuerdo... 

Te decía que me he perdido este debate tan interesante y es que últimamente he estado algo alejada de los blogs, pero de todas formas, voy a poner tu blog en mi lista de seguidores, por si acaso. 

En cuanto al tema que expones te diré que yo creo que no somos libres, que la única libertad que existe es a través de los sueños, en el cual se puede volar como un pájaro con las alas extendidas, donde no hay leyes, ni reglas, ni perjuicios, ni miedos, donde nadie te juzga ni te critica, y donde puedes hacer lo que te plazca sin ningún tipo de temor. 

Gracias por hacernos partícipes de estos debates tan interesantes. 

Un beso.

martes, 3 de mayo de 2011

Los herederos de la Tierra (VI): Vivicionismo

Soy vivicionista. No creo que el término exista, pero permitirme que lo utilice para definir un sentimiento que marca mi vida.

¿Sirve para algo matar, excluyendo el motivo básico de alimentarnos o acabar con el sufrimiento terminal y no evitable?.

Nunca he sufrido la desgracia de vivir la muerte violenta de un ser querido, no conozco el odio profundo que puede sufrir una persona por tal motivo. No he sentido la impotencia, la rabia, el vació o el dolor que conlleva tal hecho; por todo ello, mi siguiente reflexión puede resultar injusta, sin sentido o carente de empatía hacia las familias de esas victimas. Me permito no obstante hacerla, con el único objetivo de comprender y de reflexionar y esperando no herir sensibilidades.

En estos días se ha producido la muerte del hombre más buscado desde hacía una década (por algunos). Durante estos diez años, la nación más poderosa económica, política e influyente del mundo ha puesto todos los recursos de los que disponía para completar tal objetivo: matar a un hombre. No detenerlo, juzgarlo por sus crímenes y meterlo en prisión de por vida,... no, la premisa era "buscar y matar", costara lo que costara.

Consumado el hecho, el presidente de esta nación tan poderosa dijo: "Ahora el mundo es un lugar más seguro", e inmediatamente y conjuntamente con otras naciones de su órbita de pensamiento revisaron sus niveles de alerta en previsión de atentados de represalia por parte del grupo terrorista que presidía el muerto.

Muchos han festejado esta muerte, como si el asesinato de un ser fuera justificable por sus acciones, aplicando la vieja ley del Talión de "ojo por ojo y diente por diente". Pero me pregunto si las ansias de venganza se pueden calmar con una sola muerte, y si no es así, ¿cuántas hacen falta?.

Si nuestro camino se crea con la violencia, con el odio, con las muertes de unos para que vivan otros, solo nos espera un final posible.

En una dirección siempre existen dos sentidos y basta solo un giro de 180º para cambiarlo. Un mundo nuevo y mejor no se construye sobre las cenizas del antiguo. Lo más difícil es asumir que podemos derramar nuestra sangre o incluso morir para conseguirlo, pero para que todos comprendan, deberemos hacerlo POR LOS DEMÁS y nunca más... CONTRA LOS DEMÁS.

Foto: Parque Rural del Nublo. Cabildo Insular de Gran Canaria.