miércoles, 23 de febrero de 2011

Los herederos de la Tierra (III)

¿EL ORO NEGRO ES MÁS VALIOSO QUE LA SANGRE ROJA?

Hay algo que en estos días me está revolviendo las entrañas: nuestro gobierno español, la Unión Europea y en general los países del "primer mundo" están hablando primero de garantizar el suministro de petróleo que peligra por el conflicto de Libia antes de condenar la situación de pre-guerra y genocidio de una población desarmada que busca tener más libertad, más democracia.

sábado, 19 de febrero de 2011

Los colores del alma

Eloisa se sentaba cada mañana en aquella mesa del rincón de la gran sala donde los niños jugaban. Adrián, el psicólogo del orfanato, nunca la había visto sonreír desde que llegara, un día lluvioso de febrero, pocas semanas después de la muerte de sus padres en el gran terremoto que sufrió el país. Tenía cinco añitos y sabía que con esa edad sería muy difícil que la adoptaran.

Esa mañana le había traído un regalo. Se acercó y puso ante la niña un cuaderno de dibujo y una caja grande de rotuladores de colores. La niña lo miró. Su pena se derramaba seca por sus pequeños ojitos azules y desgarraba el alma de cualquiera que la mirara.

- ¿Quieres pintar Eloisa? – le preguntó con un nudo en la garganta.

Ella no dijo nada, ningún gesto apareció en su rostro. Abrió la caja y se puso a pintar, en silencio, garabatos de colores sobre aquella cuartilla blanca. Cuando terminó, Adrián se acercó nuevamente a ella. Maravillado, pudo contemplar uno de los dibujos más hermosos que había visto nunca en un niño de su edad. Había utilizado todos los colores, que ahora, aparecían esparcidos por la mesa. Todos menos uno, que permanecía dentro de la caja: el de color negro.

Se alegró mucho ya que pensaba, ingenuamente, que Eloisa no estaba tan mal como había supuesto.

- Puede que al ser pequeña no haya comprendido el significado de la ausencia de sus padres en toda su magnitud – le había comentado a una cuidadora al día siguiente.

Los días pasaban lentamente y Eloisa seguía sentándose en su mesa del fondo dibujando garabatos con sus rotuladores de colores. Y cada día la preocupación de Adrián iba en aumento. Los dibujos de la niña eran cada vez más sombríos, los vivos colores que utilizara al principio estaban siendo sustituidos gradualmente por otros más apagados que mezclaba con el negro.

Meses después de empezar con esta terapia, Adrián se quedó desolado. Eloisa había cubierto completamente la hoja de papel con una gama de grises hasta llegar al negro. No aparecía a la vista ni un poquito del blanco del soporte, incluso había pintado parte de la mesa. Todos los colores permanecían dentro de la caja y en su mano, agarrándolo con fuerza, el único que había utilizado: el rotulador negro. El dibujo trasmitía la misma pena que había contemplado en sus ojos los primeros días.

Al día siguiente, Adrián se sentó al lado de la niña y volvió a darle la caja de colores y el cuaderno aunque sabía que aquello ya no estaba ayudando a Eloisa. Ella cogió nuevamente y para su impotencia, el rotulador negro. Pero esta vez la niña no pinto ningún garabato, se limitó a contemplar la hoja en blanco y tras unos minutos eternos, miro a Adrián y le dijo:

- Este color ya no pinta.

- Pero si ni siquiera lo has intentado – repuso el psicólogo. Y cogiendo el rotulador de las manos de la niña hizo un trazo en la cuartilla.

Para su sorpresa, ella cogió la hoja y la arrugó, tirándola seguidamente al suelo y volviendo a repetirle:

- Este color ya no pinta - le dijo mirándolo fijamente a los ojos, pero esta ves con una gran sonrisa que le llenó el corazón de alegría. Era la primera vez que había visto sonreír a Eloisa. Sus ojos habían cambiado, ahora eran alegres y risueños.

Adrián comprendió que, sin saber como, la niña había salido de su luto. Desde aquel día comenzó a jugar con los demás niños, su buen humor y su alegría contagiaba a todos los que estaban con ella. Siguió pintando pero ahora utilizaba todos los colores indistintamente, incluso el negro.

Con poco mas de seis años, para la alegría de sus cuidadores, una pareja joven que no podía tener niños se encariñó con ella y la adoptó.

Eloisa creció feliz y se convirtió en una afamada pintora. Regresó un día al orfanato. Adrián seguía trabajado allí.

- ¡Qué viejo estas tío Adrián! – le dijo con una sonrisa.

- Los años pasan para todos mi niña.

Y se fundieron en un tierno abrazo.

- Tengo un regalo para ti – le dijo Adrián abriendo el cajón del escritorio de su mesa. De el sacó el cuaderno de pintura con todos los dibujos que hizo Eloisa mientras estuvo allí.

- Lo he guardado todos estos años. Son tuyos.

Eloisa cogió el regalo, sacó del bolso su rotulador negro favorito y firmó cada uno de sus dibujos de infancia. Al terminar se los devolvió a Adrián; todos menos el primero que hizo.

- Quiero que te los quedes tú,... ahora que soy una pintora famosa tienen mucho valor.

- Sabes que nos es por su valor material por lo que los acepto – y señalando el que quedaba en las manos de Eloisa le dijo con una sonrisa:

- Te quedas con el más bonito.

- Aún no lo entiendes, ¿verdad? – y diciendo esto escribió una dedicatoria en la esquina inferior de la obra y se la dio a Adrián para que la leyera.

Adrián no pudo contener las lágrimas al comprender, en aquel momento, lo que ningún libro o universidad podría haberle enseñado: "el alma de Eloisa estaba tan llena de dolor por la muerte de sus padres que lo único que cabía en ella era EL NEGRO de la amargura y la pena. Pero los demás colores seguían existiendo en el mundo y su corazón, que no podía absorberlos para ser feliz, los plasmó en aquellas cuartillas para que no se perdieran. Con cada dibujo, su alma se deshizo poco a poco del negro y comenzó a captar los demás colores hasta que nada quedó de su luto y pudo volver a sonreír".

Adrián, tras leer nuevamente la dedicatoria, le devolvió el dibujo a Eloisa.

Esta decía:

A mis primeros padres, porque su amor nunca me abandonó y me hicieron sentir los colores cuando en mi alma no existía más que el negro
Safe Creative #1102158499961

Imágen: Drago. Cabildo Insular de El Hierro. http://www.elhierro.es/

miércoles, 9 de febrero de 2011

Los olores de la vida

El vuelo había sido largo, pero no había tiempo para descansar. Nada más salir del avión me había dirigido junto al jefe, Hidalgo, al lugar de trabajo. Encontramos todo patas arriba y ya llevaba más de 12 horas jugando a mi juego favorito. Estaba entrenado para estas situaciones y, aunque ya se me consideraban viejo para aquella tarea, estaba casi sordo de un oído a causa de un accidente el año anterior y mi vista ya no era la de otros tiempos, seguía siendo el mejor.

Las ordenes debían ser precisas y claras, la compenetración con Hidalgo debía ser máxima para obtener los resultados que todos estaban esperando.

Había muchas interferencias que dificultaban una concentración adecuada, pero en todos estos años me habían enseñado a centrarme en el objetivo, debía buscar los indicios y seguir la pista hasta que mi sentido más desarrollado detectara las huellas de la vida. A veces era orín o defecaciones recientes, otras sudor o sangre.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...