jueves, 30 de septiembre de 2010

El secreto de la vida

Mi hermana, que trabaja en una oficina de turismo, me manda este hermoso video de promoción turística de Gran Canaria. Estoy seguro que el mensaje que transmite debería poder ser válido (aunque aún no lo sea) para cualquier parte del mundo y para cualquier persona. Por eso quiero compartirlo con vosotros.

Imaginemos y caminemos unidos hacia ese futuro mejor.


Espero que os guste. 

P.D.: Antes de ver el vídeo puedes parar la música del blog y subir al máximo la del vídeo, así lo apreciaras mejor.
¡Gracias hermanita!



Video: Patronato de turismo de Gran Canaria. http://www.gcanaria.com/patronato_turismo/16846.0.html
En inglés y otros idiomas: http://www.gcanaria.com/patronato_turismo/17400.0.html

lunes, 20 de septiembre de 2010

Respirar

Hace algunos años, cuando todavía el servicio militar era obligatorio, tuve la suerte de hacerme objetor de conciencia y cumplir un servicio social sustitutorio en la Cruz Roja. Allí, aparte de "chuparme" muchas guardias de jefe de puesto, aprendí cosas útiles como primeros auxilios o transporte sanitario.

Algo que me sorprendió cuando nos explicaron aquello de comprobar las constantes vitales, es que se valoraba primero si la victima respiraba antes de si tenía pulso. Respirar era primero y luego comprobar si le latía el corazón.


Respirar es sinónimo de estar vivo, eso es obvio. Es una acción que, aunque voluntaria, realizamos casi inconscientemente, ¿no es curioso?.

Durante millones de años, la vida ha transformado una y otra vez la composición de la atmósfera. Por ejemplo; su considerable cantidad de oxígeno es posible gracias a las formas de vida -como son las plantas- que convierten el dióxido de carbono en oxígeno, el cual es respirable -a su vez- por las demás formas de vida, tales como los seres humanos y los animales en general.

Por cotidiano, a veces olvidamos que para vivir (respirar = vivir) necesitamos de otros seres vivos, como las plantas o el fitoplancton del mar. Con todos nuestros avances tecnológicos y nuestro dominio del entorno no seríamos capaces de generar (o regenerar) la atmósfera terrestre.

Compartimos el aire que respiramos con millones de seres vivos (plantas y animales) y entre todos contribuimos a que nuestro planeta sea habitable. Como dije antes, la vida transforma una y otra vez la composición de la atmósfera. Como especie dominante, nuestra responsabilidad es mayor.

Durante un minuto, dejemos lo que estemos haciendo, aparquemos nuestros problemas, busquemos un sitio cómodo y RESPIREMOS tranquilamente. Pensemos que este simple gesto nos da vida, vida que compartimos con todos los que respiran igual que nosotros, plantas, animales y seres humanos.


Fotografía: Título Fayal-brezal. Patronato de Turismo del Cabildo de La Gomera. http://www.lagomera.es/turismo/index.html

martes, 7 de septiembre de 2010

Conciencia constante

Ningún alumno Zen se atrevería a enseñar a los demás hasta haber vivido con su Maestro al menos durante diez años. Después de diez años de aprendizaje, Tenno se convirtió en maestro. Un día fue a visitar a su Maestro Nan-in. Era un día lluvioso, de modo que Tenno llevaba chanclos de madera y portaba un paraguas.

Cuando Tenno llegó, Nan-in le dijo: «Has dejado tus chanclos y tu paraguas a la entrada, ¿no es así? Pues bien: ¿puedes decirme si has colocado el paraguas a la derecha o a la izquierda de los chanclos? Tenno no supo responder y quedó confuso. Se dio cuenta entonces de que no había sido capaz de practicar la Conciencia Constante. De modo que se hizo alumno de Nan-in y estudió otros diez años hasta obtener la Conciencia Constante.

Referencia: Mello , A. D. (). El canto del pájaro. Retrieved January 24, 2010, from Scribd Web Site: El canto del pájaro.


Para mí, un aprendiz de la vida, la Conciencia Constante es la capacidad de una persona de interiorizar o reflexionar, casi continuamente, sobre todo lo que hace y todo lo que dice. No cabe duda que nuestra presencia influye en los demás al igual que ellos en nosotros. Las palabras, la educación, los gestos, incluso los olvidos o los descuidos son ejemplos diarios de esta influencia. Se trata, pues, de aprender a "fijarnos" en nuestra forma de vivir para que cada acto, cada pensamiento y cada palabra de nuestra persona tengan valor positivo.

No subestimemos nuestra capacidad de influir en los demás, para mal o para bien. Por eso, si en nuestro trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos, deseamos que exista un clima positivo y enriquecedor, de cordialidad, de "buen rollo", empecemos por nosotros. Saludemos con una sonrisa, demos los buenos días, escuchemos sin prisas a los demás, pongamos toda nuestra atención en los detalles sin perder de vista lo fundamental de cada conversación, de cada gesto, y de cada palabra. Hagamos sentir a los demás escuchados, atendidos, bien recibidos.


Y de este modo, nosotros creceremos, seremos bien mirados, seremos bien recibidos, seremos escuchados y atendidos. Nuestra presencia será siempre bienvenida.


Fotografía: Eduardo Acevedo - Raúl Saavedra. 12º Open Fotosub Isla de El Hierro, 2008.  http://www.openfotosub.com/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...