viernes, 10 de diciembre de 2010

Premonición (III)

Participación en el VII concurso de Paradela

Xisela había leído aquellas cartas cientos de veces en los últimos meses y aún no podía creerlo. El dolor por la muerte de su marido la había llevado al borde de la depresión. Pero se repuso, tenía un bebé que la necesitaba y, para sorpresa suya, su anciana madre se había convertido en la amiga que antaño siempre deseó.

Cuando pudo recuperarse un poco de su dolor empezó a aceptar aquel revés que la vida le había dado.


La primera carta era la despedida de su marido:

“Mi querida Xisela, si lees la presente significará que yo ya no estoy en este mundo de odio que nos tocó vivir. La pena que siento al pensar que os dejaré solas a ti y a la niña que aún no conozco y nunca conoceré, es un sufrimiento que no deseo a ninguno de mis enemigos, ni siquiera a aquel que me dará muerte. Solo me consuela la certeza de que estáis a salvo de esta guerra cruel y sin sentido, saber que eres una mujer fuerte, luchadora y que podrás educar a nuestra hija para que llegue a ser una persona tan extraordinaria como tú, mi amada.

Nunca pierdas la esperanza, yo estaré contigo velando tus sueños y el de nuestra pequeña, porque el amor que os proceso superará a la mismísima muerte y permitirá mi presencia de espíritu más allá de la razón, más allá de la fe.

No llores eternamente por mí, mi amor, tú me hiciste el hombre más feliz de la tierra y por eso no quiero que me guardes luto para siempre. Debes seguir viviendo y si el amor vuelve a llamar a tu puerta no dejes de abrirle, deseo sobre todas las cosas de este mundo que tú y la niña sean felices.

A mi hijita cuéntale quién fue su padre, dile cuanto la quise aún sin haberla conocido. Dile que en los momentos que sufra o esté triste, levante la vista, mire al cielo, a las estrellas: yo estaré con ella dándole la mano y cogiéndola en brazos cuando se vea sin fuerzas para seguir caminando.

Estoy seguro que nuestro amor permanecerá para toda la eternidad y por eso no te diré adiós, te diré hasta luego...

El que te ama más que a su vida, ahora y siempre, Antoine.”

Muchas fueron las lágrimas derramadas en cada una de las lecturas de esta primera carta, pero con el repaso de la segunda su reacción siempre era la misma: perplejidad. No parecía que su marido la hubiera escrito, más bien, lo que se narraba en ella le resultaba familiar, como si ella misma fuera su autora.

Las cartas habían tardado un mes en llegar desde la muerte de Antoine y desde la primera noche, cuando ella había presentido el final de la existencia de su marido, Xisela comenzó a soñar con aquel edificio extraño envuelto en llamas y con una cúpula semidestruida, con la gente corriendo alejándose de él, con las heridas horribles que hacían que se estremeciera al recordarlo,.. y luego estaba lo más insólito: aquella mujer embarazada que se aferraba a su cuello (casi podía sentir su aliento en la cara), implorándole que la salvara, que la alejara de aquel horrible lugar.

-Es tan real- le dijo a su anciana madre.

Su madre permanecía tranquila oyendo el relato de su hija. Sabía que debía dejarla hablar de aquellas cosas, le ayudaría a aliviar el dolor que sentía su corazón.


-¿Y que decía la segunda carta de Antoine?- le preguntó.

-Es una advertencia. Él me describe el mismo sueño que tengo yo cada noche, pero no menciona a la mujer. Sin embargo nombra a alguien que supone será un pariente nuestro, un hijo primogénito, el último varón de nuestra familia y que morirá unos días después de la tragedia. Cree que su sueño se hará realidad y quiere que advierta de alguna forma a ese hombre que morirá dentro de casi 70 años. Utilizó los últimos momentos de su vida para hacerme llegar esta premonición...No entiendo nada.

Su madre había cambiado la expresión de su cara, ahora parecía más tensa.

-¿Has dicho casi 70 años?. ¿Acaso Antoine supo cuando ocurriría su presagio?.

-No solo cuando sino además donde?

Su anciana madre se levantó con un salto impropio para su edad. Comenzó a reir, a bailar de júbilo, a gritar de pura alegría.

Su hija ahora si que estaba totalmente perpleja...

-¿Qué te ocurre madre?. ¿Por qué te has puesto tan contenta?. Tranquilízate o despertaras al bebe.

Pero su madre no la oía.

-Ahora sabemos donde y cuando salvarla, a ella, a la mujer de tus sueños...- la anciana no dejaba de reir, levantó a Xisela y la abrazó con fuerza.

Cuando se tranquilizó cogió del brazo a su hija y la llevó hasta el viejo arcón de su habitación. A Xisela le sorprendió verlo abierto, en su niñez siempre recordó aquel arcón cerrado a cal y canto, su madre le había prohibido incluso jugar cerca de él. Se asomó dentro, estaba lleno de papeles, recortes de periódicos, libros antiguos...Su madre cogió uno de ellos con delicadeza y lo abrió.

-Este es nuestro destino hija mía, aquí está escrito. Desde hace muchas generaciones las mujeres de nuestra familia han tenido sueños recurrentes de sucesos que se producirían en un futuro donde ellas ya no vivirían. En todas esas premoniciones aparecían personas, mujeres, hombres o niños que nos pedían que les salváramos de morir violentamente en algunos de los cientos de actos horribles que ha producido la civilización del hombre. ¿Por qué?. No lo sé. Solo sé que lo que soñamos se hace realidad después de dos o tres generaciones, nuestras antepasadas lo contaron, lo escribieron aquí. Cada ser que salvamos estaba destinado a convertirse en una persona de cualidades extraordinarias, que influye en todos los que les rodean, construyen con sus actos un mundo mejor y sus pensamientos y obras perduran por siempre para hacernos mejores a todos nosotros. Es decisión nuestra salvarlos aunque no les conozcamos nunca, aunque no mejore nuestra vida. Pero hay una pega mi querida Xisela, los sueños solo comienzan cuando muere un ser querido para nosotras, nace del dolor profundo de nuestros corazones. Y nuestra familia paga el precio con su propia extinción, cada vez somos menos. Yo llevo soñando con esa mujer desde que murió tu padre, en mi premonición la reconozco por este collar- Señalando al papel que tenia en sus manos, la anciana le mostró un dibujo que ella misma había hecho:



Su madre continuó:


-Cuando tú te fuiste de casa, tu padre se dio cuenta de lo que le había hecho el alcohol a esta familia. Dejo la bebida y volvió a ser el hombre del que me había enamorado. No pasó un solo día, hija mía, sin que añorara tu regreso, para suplicar tu perdón.

Xisela aún estaba aturdida con tanta información.

-Pero... ¿por qué tuvo Antoine la misma premonición que yo?. Según tú solo podemos hacerlo las mujeres de nuestra familia.

-No lo sé, eso me ha tenido perpleja desde que me leíste la carta. Siempre sospeche que habían más personas como nosotras. Supongo que te casaste con una de ellas. El hecho de que predijera lo mismo que tú solo puede significar una cosa: la mujer del colgante será muy importante para la humanidad y debemos salvarla a toda costa.

-Pero cómo podremos salvar a alguien que vivirá mucho después de que nosotras hayamos muerto.

-Como siempre lo hemos hecho, utilizando el engaño, la naturaleza curiosa del ser humano y confiando que nuestros descendientes decidan hacer lo correcto. Solo basta con que uno rompa la cadena. Hay que tener fe.
Safe Creative #1010087530696
El relato continúa aquí: Premonición (IV)

 
Foto: María Jesús Paradela. http://paradeladecoles.blogspot.com/

25 comentarios:

  1. Como veis el relato no está completo. Si María Jesús y los demás concursantes me lo permiten, seguiré escribiendo e intentaré completarlo para el domingo. No me preocupan las votaciones ya que no creo tener ninguna posibilidad ante tanto talento y además ya me considero ganador con haberos conocido.

    Un abrazo, Ibso.

    ResponderEliminar
  2. es alucinante como vas enlazando las historias , me has dejado muy intrigada con la continuación y quien será la mujer del colgante.

    Suerte
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Ibso...
    me alegro de tu participación y vovernos a encontrar...
    has seguido el relato con más intriga y esperaré ese final...
    ¡suerte¡

    ResponderEliminar
  4. Estupendo e interesante relato. Esperamos la continuación. Somos amistosos contrincantes en este concurso. Te deseo suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Intrigante parte de relato, intrigante la mujer del colgante.
    Menuda papeleta les ha tocado a esa familia. La carta muy sentida, llena de cariño y amor.
    Saludos.

    P.d. Estoy de acuerdo cuando dices que los sueños nacen del dolor profundo de nuestros corazones. ¿Seré de esa familia? No tengo un sueño feliz ni pegandome patadas en las espinillas. Bueno ni sueño, ni realidad jejeje

    ResponderEliminar
  6. Hola Ibso,
    Me va enganchando este relato. Qué será el final... tienes una imaginación increible. Me encantó la carta de Antoine.
    Saludos y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado en ascuas, es un cuento la mar de emocionante y estoy deseando leer el desenlace. ¡El domingo está a la vuelta de la esquina! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me has dejado enganchado, no te tengo que poner nada más, seguiré atento, genial, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que la historia engancha. La idea de que alguien pueda predecir el futuro de algunas personas en generaciones proximas es una buena idea para desarrollar, y la imaginación ya se sabe es muy humana.

    Me sorprende tu capacidad y tu motivaciónm así que esperaré hasta el domingo.

    Un abrazo y suertte, compañero.

    ResponderEliminar
  10. Un relato atrapante.

    Me gusta. Una idea original, bien desarrollada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy intrigante el relato, cuestión de fe...
    y de esperar a la próxima entrega. :)

    Un saludo

    noche

    ResponderEliminar
  12. Mi mayor alegría es que cada uno de vosotros saque esas maravillas que tiene en su corazón, en su cabeza y en su pluma. En nombre de todos: sigue, por favor.

    ResponderEliminar
  13. Es un bonito relato Ibso, me has dejado enganchadísima y espero impaciente la segunda parte.
    Espero que tengas mucha suerte porque te lo mereces, os lo merecéis todos.

    Un saludo enorme

    ResponderEliminar
  14. Me alegro mucho de que hayas participado al final, la verdad es que el relato nos tiene a todos enganchados, deseosos de saber como termina.

    Mucha suerte en el concurso, y un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Estupendo relato: es muy bueno.

    Te deseo la maxima suerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me alegro que participes, mucha suerte.
    Bicos

    ResponderEliminar
  17. Un relato que mantiene el interés del lector en todo momento. Pero discrepo contigo acerca de la idea que no tienes posibilidades de ganar, eso se sabrá al fina, pero que tienes talento... lo tienes. Te felicito y espero el final
    Un abrazo y éxito

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por vuestros comentarios y por estar ahí. Me hubiera gustado contestar a cada uno por separado, como os merecéis, pero ando un poco liado con un examen de oposición que estoy preparando (ya me fue bastante difícil participar en esta edición del concurso). Prometo que una vez que me examine mañana jueves volveré a visitaros con más calma y terminaré este relato por el/la que siga intrigad@ por el final.

    Un abrazo a todos, Ibso.

    P.D. la ganadora del VII concurso Paradela y de la edición del 2010 fue Encarni con Los árboles no creen en Dios
    FELICIDADES ENCARNI

    ResponderEliminar
  19. Muy muy bueno el relato... ya espero el siguiente :)

    quiero dejarte un enlace donde encontrarás mi felicitación -de estas fechas- para ti y tus amigos-seguidores Feliz Navidad

    abrazo cálido

    ResponderEliminar
  20. Hola, vengo casi sin tiempo , como siempre volando para poder llegar a la mayoria de vosotros, pero me he detenido a leerte todo entero. Una historia muy interesante, muy bien escrita, miraré de conocer el final.Si puedes me avisas, me resultará más fácil, pues yo no comento desde las actualizaciones sino desde los seguidores pinchando los iconos.
    Bien, pues te deseo una Feliz Navidad y un año lleno de éxitos
    Recibe mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  21. Bendita sea la fecha que une a todo el mundo en una conspiración de amor.
    (Hamilton Wright Mabi)
    .
    IBSO:
    Deseandote una Nochebuena y Navidad poblada de buenos sentires, recibe mi cariño.

    ResponderEliminar
  22. Te deseo unos felices días y que tengas una feliz salida y entrada de año nuevo, que todos tus deseos se vean cumplidos en el 2011.

    Y que la paz envuelva la sociedad, y abrigue de amor a la humanidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. He leído este relato inmerso entre la emoción y la magia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. CAMINO A GAIA: soy un novato en esto de escribir, así que, trasmitir "emoción" y "magia" es algo que realmente me sorprende a mí mismo. Un abrazo.

    Gracias por conversar en el camino.
    Ibso

    ResponderEliminar